PEÑAROL

Legado: manda el corazón

Los motivos que incidieron en la rápida decisión para llegar al aurinegro.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: archivo El País.

Lo que pintaba para ser la frutilla del mercado de pases, y que incluso en un momento estaba prácticamente descartada, terminó siendo la primera alta para Peñarol de cara a la segunda mitad del año.

Walter Gargano está a solo una firma de ponerse la camiseta del club de sus amores y cumplir con el sueño de su familia. Se espera que este fin de semana esté arribando a Montevideo y ya la semana próxima pueda estar junto a sus nuevos compañeros.

Peñarol hizo un esfuerzo para repatriar a un jugador en vigencia y que pueda darle un salto de calidad al plantel. Liderazgo, chapa internacional y experiencia para manejar distintas situaciones dentro y fuera de la cancha, fueron algunos de los aspectos claves por el cual se decidió su contratación.

Sin embargo, el jugador fue también quien puso mucho de su parte. Dejó un año de contrato en el Monterrey y desechó ofertas del fútbol argentino y también de Turquía. Además, se adecuó a la realidad económica que vive nuestro fútbol. Desde hace un año, Peñarol viene bajando el presupuesto y el “Mota” se adaptó a esa realidad.

Tras diez temporadas en el exterior, y a punto de cumplir 33 años, el “Mota” sabe que por fin podrá ponerse la camiseta del equipo que es hincha.

Como él, el resto de su familia salta de alegría. Matías y Thiago, los pequeños de la familia Gargano Hamsik, ya son socios del club a pesar de que recién ahora se van a instalar en el Uruguay. Además, el jugador está cerca de ser padre por tercera vez por lo que se espera un nuevo socio en el corto plazo.

El volante ya se encuentra en calidad de libre y tiene la parte salarial acordada. Solo resta definir la extensión del vínculo: dos o tres años. Teniendo en cuenta el esfuerzo que hizo el sanducero, rescindiendo y dejando un año de contrato en el fútbol azteca, la decisión de Gargano de quedarse por tres temporadas puede terminar inclinando la balanza.

El legado familiar terminó resultando determinante. El corazón pesó más en este caso y Gargano prefirió estar en el lugar que siempre soñó desde chico. Cruzando los dedos a la espera de poder retener a Nández y con la llegada de Mathías Corujo abrochada, algunos ya se animan a soñar con un mediocampo formado por Nahitan y el “Cebolla” Rodríguez por afuera y el “Mota” y el “Chiche” en la contención. “De nivel de selección”, comentan.

Los motivos.

1) Sentimiento: Prefirió jugar en Peñarol a pesar de que tenía ofertas de mercados más fuertes. Además, se adecuó a la realidad económica que vive actualmente la institución.

2) Herencia: Su familia es hincha de Peñarol. Sus hijos también heredaron los mismos colores. No es un sueño de él solo si no también de todos los Gargano en general.

3) En casa: Luego de una larga carrera en el exterior, ocho años en Italia y dos en México, regresa al país con sus dos pequeños hijos y uno que viene en camino. Momento de estar cerca de sus seres queridos. En 2007, con 23 años y dos títulos, partió hacia el Viejo Continente.

Para el aniversario.

A fines del año pasado, el “Mota” Gargano y Miska Hamsik, su esposa, subieron a redes sociales una foto festejando su sexto aniversario. Los colores elegidos para la celebración fueron el amarillo y el negro. ¿Pura casualidad?

Festejo de aniversario en amarillo y negro.
Festejo de aniversario en amarillo y negro.

Hasta en el mate.

Termo diseñado especialmente con las camisetas que utilizó en su carrera deportiva (Danubio, Napoli, Inter de Milán, Parma y Monterrey) y mate grabado con el escudo de Peñarol y los nombres de sus hijos. Nada para esconder...

El mate de Gargano con el escudo de Peñarol.
El mate de Gargano con el escudo de Peñarol.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados