PEÑAROL

No le quema la pelota

Maximiliano Perg y la difícil tarea de suplantar al capitán.“Cuando llegué el ‘Hormiga’ me recibió con los brazos abiertos, no merece lo que le pasó”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Maximiliano Perg. Foto: Archivo El País.

Aún shokeado por la lesión que sufrió su capitán Carlos Valdez en la práctica del domingo, Peñarol enfrentará esta noche a Sportivo Luqueño. El "Hormiga" chocó con Frascarelli y sufrió fractura de costilla y un pequeño neumotórax. Tiene para un mes de recuperación. Su lugar en el equipo será ocupado por Maximiliano Perg.

La posibilidad de integrar la oncena y en un partido de Copa Sudamericana obviamente deja muy contento al ex-Fénix, pero también lo entristece por lo que le sucedió al capitán cuyo trato fue fundamental cuando llegó al club.

"Yo estaba justo parado ahí en la zaga y vi clarito el choque. Cuando vi que el Hormiga no se levantaba y se quedaba quietito, me di cuenta que era algo complicado. ¡Porque para que él no se levantara enseguida...! Además, estaba muy pálido", contó Maximiliano.

"La verdad, la pasamos mal; fue un momento horrible. El Hormiga no se merece que le pase una cosa así, sobre todo por lo que es él como persona", agregó Perg quien destaca que Valdez fue fundamental para que él se adaptara rápidamente a Peñarol. "Por lo general los grandes no te dan mucha bola cuando llegás a un club, pero el Hormiga te recibe con los brazos abiertos. Te trata como si fueras un hijo y entonces le agarrás un cariño bárbaro", contó el zaguero.

Es que contrariamente a lo que podía suponerse, a Maximiliano le costó menos adaptarse a Peñarol que a Fénix, quizás porque cuando se incorporó al equipo albivioleta venía de realizar un par de pruebas en Brasil. "Cuando llegué a Fénix estuve como un año para poder integrarme al grupo. Me costaba y me costaba. En cambió, acá en Peñarol me adapté enseguida. No sé, me recibieron muy bien, estaban siempre pendientes de lo que yo pudiera precisar y enseguida me hicieron sentir uno de ellos. Y el Hormiga tuvo mucho que ver en eso", insistió quien esta noche formará la zaga junto al brasileño Bressan. Será la primera vez que juegue con el brasileño y también con Alex Silva, quien ocupará el lateral derecho. "No me preocupa que no hayamos jugado juntos, sé que lo vamos hacer muy bien. Es lindo jugar una copa internacional, más con el club del que siempre fui hincha.", afirmó.

El zaguero sabe que Luqueño no es un rival fácil y que tiene buenos jugadores, como lo demostró en el partido de Paraguay; que entre otras cosas deben estar muy concentrados en el juego aéreo, una de las armas de los dirigidos por Rivera y tratar de evitar las faltas cerca del área, pues uno de los fuertes de Luqueño es la excelente pegada del colombiano Vladimir Marín. Pero en las horas previas al partido, el sanducero sólo se preocupa de estar lo más concentrado posible. "Mirá que no es fácil suplantar al capitán", dijo asumiendo su responsabilidad.

Mario Perg, más conocido como Mariolo, es el padre de Maximiliano. Y justo vino desde Buenos Aires —donde vive la familia— a visitar a su hijo. Sin saber que lo iba a ver jugar de titular y en el Campeón del Siglo. Claro, nadie podía suponer lo que le iba a pasar a Valdez.

"Perg es bueno en la marca, le gusta el uno contra uno y nunca se esconde atrás del otro zaguero", lo definió el veterano dirigente de Fénix, Ovidio Caval. "El arquero se la puede dar para salir jugando, jamás le quema la pelota", agregó. Hoy tampoco le quemará, aunque deba suplantar al capitán.

Llegó con el ánimo alto.

Sportivo Luqueño llegó a Montevideo en la madrugada del lunes y se hospedó en el hotel Sheraton. Viajó con el ánimo bien en alto tras haber conseguido su primera victoria de local en su estadio, el Feliciano Cáceres. Algo que aún no había podido hacer en el segundo semestre.

Luqueño venció en Luque a River Plate por 1 a 0 y el gol fue anotado por Pablo Zeballos. El técnico Eduardo Rivera decidió jugar ese partido con un equipo alternativo, reservando a sus principales futbolistas para la revancha frente a Peñarol por la Copa Sudamericana. "Nos quedan 90 minutos para clasificar y lo buscaremos", dijo Vladimir Marín, la estrella colombiana de Luqueño.

Ayer por la tarde el equipo paraguayo entrenó en la cancha de Fénix y decidieron no reconocer el Campeón del Siglo.

Varios futbolistas de Luqueño vienen dispuestos a dar el primer batacazo de la Sudamericana. Y para hacerlo se basan en que no fueron superados por Peñarol en su cancha y en la motivación. Pues, el hecho de que en general se piense que los aurinegros son favoritos para seguir adelante en la Copa, los hace redoblar su rebeldía.

“Hormiga” de alta.

Tras una nueva radiografía y haber sido examinado por el cirujano de tórax, Valdez fue dado de alta.

Olivera lleva la cinta.

Maximiliano Olivera será el capitán esta noche ante la lesión sufrida por Valdez. “Será un orgullo”, dijo.

Guzmán se lo pierde.

Guzmán Pereira no pudo recuperarse totalmente de su lesión en el posterior y quedó afuera del partido.

Cámaras: se prueban.

Esta noche se realizaran pruebas con cámaras de identificación facial en el CDS en la Cataldi y Damiani.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)