El Análisis

Ya no le queda ni la muletilla

Nacional parece haber entrado en un espiral peligroso, ante los resultados adversos que cosechó en el Torneo Clausura y la inminente definición del Uruguayo.

JORGE SAVIA

Es que no es fácil ver dónde nace la diferencia que hay entre el equipo actual y el del Torneo Apertura, aunque la falta de Pereiro no es ajena a la brecha que separa a esas dos versiones: el juvenil era un gran generador de jugadas profundas; y los goles, y los triunfos, tapan todo. Hasta los baches que antes había en el fondo y no se veían tan enormes como ahora.

Lo real es que con el correr del segundo tramo de la temporada, Nacional fue dejando caer la imagen de equipo sólido que edificó en el segundo semestre de 2014. Primero pareció que se había dejado atrapar por el afloje de saber que tenía la definición del Uruguayo segura; pero luego, entre lesiones, cambios y pruebas, surgió una duda: ¿cuál es el verdadero Nacional? ¿El de antes o el de ahora? Anoche, incluso, se le vino al piso una de esas muletillas que a veces cobran la fuerza espiritual de las cábalas en el fútbol: si hay gol de Alonso, gana Nacional; o no pierde. A esta altura es peligroso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)