liverpool

Le pone las manos al negriazul

Rodrigo Rodríguez, de 21 años, hará su debut como titular y nada menos que ante Peñarol.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Rodrigo Rodríguez hizo su estreno el pasado fin de semana. Foto: Francisco Flores

Esta ha sido una semana muy distinta. Siempre estoy tranquilo y ahora me llaman de un lado y del otro. Trato de seguir tranquilo, sin mucha locura”, dice Rodrigo Rodríguez al arquero de Liverpool que atajará frente a Peñarol por la suspensión de Guillermo De Amores.

“Sabemos lo que es Peñarol y los jugadores que tiene. A Junior lo conozco bien, jugamos juntos en Cuarta y en Tercera. El ‘Cebolla’, que es flor de jugador, y Nahitan está pasando un momento muy bueno. Creo que Peñarol ha encontrado funcionamiento. Tendremos que tratar de contrarrestar todo eso y hacer nuestro partido”, analizó sobre los aurinegros mientras esperaba que lo pasara a buscar Andrés Rodales como todos los días para ir a la práctica.

Tener al “Cebolla” enfrente será una experiencia especial para el sanducero. “Es una sensación linda porque lo he visto jugar Eliminatorias muchas veces y ahora voy a compartir cancha con él. Es lindo, pero le vamos a querer ganar igual. Y si le ganamos, con esos jugadores en la cancha va a ser todavía más importante. Tenemos que jugar tranquilos para buscar los tres puntos de la forma en que diga el técnico”, aseguró el arquero de 21 años, quien dijo a su vez que hace tiempo que no tiene contacto con Junior Arias, pero que alguna cosita en la cancha le puede decir. “Puede ser que cambie la camiseta con él o con Gastón (Guruceaga), con quien compartí el proceso de la selección juvenil, pero todo depende de cómo salga el partido. Si llegamos a perder, ¡olvidate!”.

Se vino de Paysandú, luego de lucirse en un cuadrangular donde jugó Liverpool, para jugar en Séptima. Al principio vivió con la familia Cavana, que recibía a dos juveniles negriazules en su hogar. “Estuve un año y siempre les estaré agradecido. Cuando estaba por empezar Sexta se vinieron mis padres. Vivimos tres o cuatro años en Paso Molino, cerca de la cancha, y ahora en un apartamento en Colón”.

La historia familiar no fue sencilla. “Hubo un momento en que mi padre trabajaba en el aeropuerto nuevo, porque es chofer de camiones. Le habían dado una casa para vivir en El Pinar, yo estaba en el paso Molino y mi madre, que estaba embarazada, en Paysandú. Fue complicado. Llegó un momento en que hubo que tomar una decisión y después que nació mi hermano, mi madre se vino para Montevideo y mi padre era el que se iba moviendo”.

Su hermano, Roberto, tiene ocho años ahora. “Mis padres habían buscado otro hijo, pero no tenían suerte. Y cuando ya habían perdido las esperanzas vino mi hermano. Yo estaba tranquilo de hijo único, pero es lindo tener una compañía. Y un niño chico siempre es una gran alegría en la casa”, contó con franqueza el arquero, que ya lleva cinco años de novio con Yamila.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)