PEÑAROL

Le mojaron la oreja y el “Mota” anotó

Palavecino y Pusineri le tocaron la cara a Walter Gargano y lejos de enojarse, convirtió el segundo gol

Walter Gargano
Foto: Gerardo Pérez

Fue una noche redonda para Peñarol. Ganó, avanzó a los octavos de final de la Copa Sudamericana y el equipo jugó un buen partido en el Campeón del Siglo ante Deportivo Cali.

Tras el 1-1 de la ida en Colombia, el aurinegro sabía que con el empate sin goles ya comenzaba la revancha clasificado, pero nunca se refugió en esa igualdad en el Monumental de Palmaseca, sino todo lo contrario. Fiel a su estilo, el equipo de Diego López salió a buscar la victoria.

Y la consiguió. Luego de una primera parte en la que tuvo una chance clara en los pies de Agustín Canobbio, el carbonero creció en el complemento y tuvo rendimientos altísimos de varias de sus figuras principales.

Walter Gargano lideró el juego colectivo de Peñarol y junto a Guzmán Pereira se transformaron en piezas fundamentales del equipo aurinegro.

El “Mota” jugó un gran segundo tiempo, en el que como cosa del destino antes de anotar Agustín Palavecino y Lucas Pusineri le tocaron la cara al volante carbonero y lejos de enojarse o perder los estribos (aunque vio la amarilla), respondió con gol.

A los 73’, definió tras una notable asistencia de Lucas Viatri para poner el 2-0 frente a Deportivo Cali y sentenciar la serie de segunda ronda de la Copa Sudamericana.

Todos sus compañeros lo fueron a abrazar y hasta hubo un saludo especial con Diego López. El “olé, olé, olé, oléee, Motaaa, Motaaa”, no se hizo esperar y bajó enseguida desde las tribunas del Campeón del Siglo.

Es que Gargano es una pieza clave, dentro y fuera de la cancha, y anoche lo volvió a dejar en claro con otra espectacular actuación.

A ese alto rendimiento del “Mota” también hay que sumarle el gran trabajo de Guzmán Pereira: pausa, quites, juego y mucha entrega al servicio de un Peñarol que en la ofensiva contó con un Lucas Viatri de lujo.

El argentino fue clave para la victoria. Dio las dos asistencias para los goles de Peñarol y siempre buscó generar peligro sobre el área rival.

Viatri pasa por un gran momento y sigue siendo una pieza más que importante en el equipo aurinegro, sobre todo con el crecimiento que tiene su figura en los partidos más importantes.

Anoche Peñarol volvió a tener un muy buen rendimiento colectivo basado en grandes actuaciones individuales, sentenció la serie ante Deportivo Cali y se aseguró su continuidad en la Copa Sudamericana: está en octavos y lo celebra.

Peñarol logró una clasificación a octavos después de cinco años

Siete son las participaciones que acumula Peñarol en la historia de la Copa Sudamericana que se disputa desde 2002 suplantando a la vieja Mercosur.

El aurinegro no ha podido superar los octavos de final de este torneo y a esa instancia accedió anoche por tercera vez.

En su primera aparición en 2004, el carbonero quedó por el camino en la segunda fase; y en la segunda, en 2010, llegó a octavos de final, fase en la que luego fue eliminado por Goias de Brasil. Después tuvo que esperar hasta 2014 para poder acceder a la ronda de los 16 mejores del certamen, pero quedó por el camino con Estudiantes de La Plata.

Anoche, tras vencer a Deportivo Cali en el Campeón del Siglo por 2 a 0, avanzó por tercera vez a los octavos y ahora buscará lograr algo que nunca consiguió en la Copa Sudamericana: meterse en los cuartos de final de esta competición.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)