DESDE EL ARCO

Qué le hace una mancha más al tigre

JOSÉ MASTANDREA

JOSÉ MASTANDREA

Si algo le faltaba a la presidencia de Alejandro Domínguez en la Conmebol era subastar la final de la Copa Libertadores al mejor postor y, lo peor, fuera del continente. Ni siquiera negoció para que se jugara en Sudamérica el torneo más importante de clubes, una Copa histórica y con enrome tradición.

¿Qué más le falta hacer? Ya logró desvirtuar la Copa América de selecciones y hasta festejó los 100 años en Estados Unidos, en la recordada Copa América Centenario, disputada fuera de Sudamérica, con una gran organización, con estadios estupendos, pero lejos de la gente, de la pasión de los hinchas.

Ahora aprovechó el incidente en Buenos Aires para sacar la Libertadores del continente y la entregó al mejor postor. Se habló de Qatar, de China, de Estados Unidos y terminó por elegir Madrid, y fijar el Santiago Bernabéu como el escenario de la gran final. No le importó nada. Argumentó que la capital española es la que reúne la mayor cantidad de argentinos afuera del país: 75.000. Además, aseguró que podrán ir las hinchadas de los dos equipos. Por si fuera poco, no dio chance a nada y lo resolvió sin siquiera llamar a un congreso extraordinario de Conmebol para tratar el tema. No hubo un solo país en donde no se criticara tal decisión, pero poco le importó a Domínguez.

Una vez más demostró que está para “hacer plata”. Su conducción de la Conmebol ha sido penosa, llena de errores y desaciertos, con un montón de irregularidades y sospechas. ¿Se lo votará? ¿Será como dice Chilavert?: “Son todos alcahuetes de Domínguez”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)