DESDE EL ARCO

Lasarte y Ramos no juegan

Críticas para Martín Lasarte y Leo Ramos. Llueven ‘palos’ de todos lados. Por los planteos, por los cambios, por las alineaciones, por lo que sea.

No es justo. Es cierto que tienen los mejores planteles del medio, que cuentan con todas las herramientas para poder trabajar tranquilos, pero ellos no juegan. No salen a la cancha.

Su trabajo es en la semana, en cada entrenamiento, en el análisis del rival, en la táctica y la estrategia a emplear, pero nada más. No pueden hacer nada después que la pelota empieza a rodar.

Los jugadores, para bien o para mal, son los que terminan decidiendo en cancha.

¿Qué puede hacer Ramos ante un grueso error de Guruceaga ante Plaza? Nada. ¿Qué puede hacer ante la duda fatal de Perg, o el empujón innecesario de Guzmán Pereira ante Cerro? Nada.

¿Qué puede hacer Lasarte ante la decisión de Rafa García de salir eludiendo rivales al borde del área? Nada. ¿En qué puede incidir cuando Kevin Ramírez se come un gol hecho? Nada.

Hay que ponerse en la piel de los entrenadores que están en la picota cada fin de semana. Ellos no juegan, podrán equivocarse, es cierto, pero los que ganan o pierden partidos son los jugadores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados