FÚTBOL

Lasarte: un campeón de tres continentes

Tiene títulos en Europa, en América y ahora en África. En Egipto se hace entender con gestos y por lo visto, le da resultado. Cuando llegó tenía que salir disfrazado porque había salido en los diarios que había hecho debutar a Suárez y a Griezmann. Hoy se enorgullece de verlos juntos en Barcelona.

Gestos
Lasarte. Acaba de ser campeón en Egipto con el Al Ahly.

A siete meses de haber llegado a Egipto, Martín Lasarte se consagró campeón de la Liga con el Al Ahly. El campeonato había quedado inconcluso por la disputa de la Copa África de Naciones. Por eso quedaban dos partidos por jugarse para algunos equipos, entre ellos el del técnico uruguayo. Y matemáticamente, no se sabía aún quién iba a terminar primero, quién segundo y quién tercero. Al haber vencido el miércoles pasado a Al Mokawloon, Al Ahly consiguió en forma anticipada su título número 41 de Liga de su historia.

“Fue raro para mí. El otro día me llamó un periodista español y me decía que si conseguía este título iba a ser campeón en tres continentes. Que ya había ganado en Europa, en América y en África. Está bueno porque hay que adaptarse y eso a mí me gusta. El tema del idioma, de la cultura. Al Alhy es un equipo muy grande. Grande, grande. Y se maneja mucha gente y mucha pasión. En Egipto viven 100 millones de personas y este club tiene 50 millones de hinchas. La pasión de la gente por este club es enorme, lo notás en la calle y en todos lados. Cuando yo me vine para acá había entrado en internet y recuerdo que cuando habían declarado a Real Madrid y a Peñarol los mejores equipos de Europa y América al Al Ahly lo nombraron el mejor de África de toda la historia. El que tiene más títulos continentales y con este suma 41 títulos de Liga”, explicó el entrenador sobre su equipo, al que al llegar encontró 17 puntos atrás de los primeros, aunque con algunos partidos menos jugados. Los primeros en aquel momento eran el Zamalek y el Pyramids, este último era dirigido por Ramón Díaz. “En enero y febrero nos fue muy bien, creo que empatamos un solo partido. Ganamos diez o doce seguidos y nos pusimos a tiro. Aprovechamos cuando los dos primeros se enfrentaron y empataron, los pasamos y luego mantuvimos las diferencia”.

Lasarte llegó a Egipto el 28 de diciembre pasado, junto a su ayudante Sebastián Eguren y al profesor Alejandro Souto. En los primeros tiempos tenía que salir medio disfrazado de tanta pasión que sienten los hinchas por el club. “La gente te quiere transmitir lo que siente en la calle, pero de forma un poco abrupta. En Chile, por ejemplo, y en España mismo, la gente es muy tranquila. Acá se quieren sacar una foto contigo, pero no es una foto, son tres. Y después quieren que se saque el hijo, la mujer, la hermana. Fue al principio, ahora eso se calmó un poco. Yo tampoco me muevo mucho. Mi circuito es del hotel al entrenamiento y capaz que ir a comer a algún lado. O alguna vez vamos al shopping con Sebastián y Alejandro, para cambiar un poco. Estamos todo el día en el trabajo”. Esa locura inicial de los hinchas también tuvo que ver con Suárez y Griezmann. “Me ponía una gorrita con visera y unos lentes nomás. Incluso de noche. Posó por aquello de la novedad inicial con lo de Suárez y Griezmann. Salió en todos los diarios que yo los había hecho debutar a los dos. Y no sé, pensaban que iba a hacer debutar al nuevo Salah, je”.

JUNTOS. A propósito de las dos grandes figuras, a las que hizo debutar en Primera División, a Luis Suárez en Nacional y al francés en la Real Sociedad, el técnico se alegra de que hoy se hayan juntado en Barcelona. “Es una sensación rarísima para mí. No sé cómo explicarlo, un orgullo, un privilegio. Es muy lindo que dos jugadores que conocí de jovencitos, que pelearon los dos por tener sus posibilidades, porque no le fue fácil a ninguno de los dos en diferentes circunstancias, hoy estén tocando el cielo con las manos. Luis hace tiempo ya y Antoine también porque es campeón del mundo. Son buena gente y siguen siendo las mismas personas. Yo los conocí chiquilines y hoy son padres de familia”, contó.

“Luis siempre tuvo eso de seguir y seguir. Muchas veces salía furioso de la cancha porque los hinchas lo insultaban. Pero seguía. Y Antoine también porque se había probado en dos o tres clubes de Francia y no lo quisieron porque era flaquito. Se tuvo que ir a España donde encontró su lugar”, agregó quien está seguro que podrán jugar juntos. “No hay que olvidarse que antes que Luis en Barcelona estuvo Alexis Sánchez y muchos decían que cuando Messi no jugaba, Alexis jugaba mejor. Y yo lo comparto. A Alexis le costó asociarse con Messi y a Luis no. Fue mucho más inteligente y se hicieron amigos. Ellos y sus familias y eso ayuda. Antoine es muy extrovertido. Y cooperativo. A pesar de que tiene capacidad para ser número uno, no tiene problemas en ser número dos o tres. Lo que quiere es ganar. No sé como los va a poner el entrenador, pero yo colocaría, de la mitad hacia la derecha a Messi y a la izquierda Antoine y Luis por el medio. Yo lo veo así. Antoine un poco libre por la izquierda y Messi por la derecha. Antoine puede jugar de segunda punta o de delantero. Si los buenos jugadores tienen capacidad para pensar en colectivo no hay inconveniente. El problema es si piensan en lo individual, en ellos mismos”.

Sobre Suárez y Griezmann

Luis Suárez se puso en carrera para volver con todo al FC Barcelona
"Pueden jugar juntos"“Si los buenos jugadores tienen capacidad para pensar en colectivo pueden jugar juntos. El problema es cuando piensan en lo individual, en ellos mismos. A pesar de que tiene capacidad para ser número uno, Antoine no tiene problemas en ser número dos o tres. Lo que quiere es ganar.", dijo sobre Suárez y Griezmann.

OFENSIVOS. Lasarte sabe que África es bastante desconocida desde el punto de vista deportivo por estas latitudes. También lo era para él. “Juegan bien, cada vez mejor. Hoy tienen muchos jugadores en Europa, algunos ya a primer nivel. Son mejores ofensivamente que defensivamente. Son mejores para crear que para defender. En ese aspecto necesitan ser más rigurosos. Físicamente son buenos, aunque el egipcio no es el típico africano. No es el muchacho de color, musculoso, veloz. Acá no tienen ese biotipo. Son mucho más occidentales, no en vano hubo hace muchos años una colonia británica. Acá encontrás de todo. Lo comparo con el fútbol chileno. Es un fútbol lindo para ver en el que los equipos, en general, intentan jugar bien”.

Aunque ya conoce algunas palabras en árabe, el técnico se maneja con traductor. Y sobre todo con un idioma universal: el de los gestos. “Algunas palabras sabía de cuando estuve en Dubai, pero no soy muy de usarlas. Mi inglés no es muy bueno y el de ellos tampoco. Me manejo un poco con inglés, con el traductor y mucho con lo gestual. Trato de hacerme entender con un gesto, con un grito, con un movimiento. O caminando en la cancha. Además, hoy tenemos una cantidad de elementos que nos ayudan. Les ponemos los videos en la tablet de los movimientos que queremos que hagan. Y vemos los partidos, las cosas que hicieron bien y las que hicieron mal”.

Después que salieron campeones, los futbolistas lo tiraron para arriba en el vestuario celebrando el título. Algo que sucede en diferentes partes del mundo. “Esas cosas son las mismas en todo lados. Recuerdo que en España, en la Real Sociedad, me tiraron para arriba en la cancha. Estos son muchachos buenos, buena gente. Entendieron que vinimos en un plan de trabajo y de honestidad. Intentamos darle trabajo a todos y eso que son 32 futbolistas en el plantel. Es bravo, porque siempre quedan varios afuera del plantel para los partidos y eso suele significar problemas. Pero le damos trabajo a todos, entrenamos mucho con los suplentes. Entendieron que vinimos a sumar y que somos siempre de perfil bajo. Nunca decimos que estuvimos acá o allá. Nos aceptaron muy bien”, relató el DT que está impactado con las pirámides.

PIRÁMIDES. “Fui como tres veces y es impresionante. Una de las veces me senté en la arena y me quedé un rato ahí, solo. Llevé un block y empecé a escribir. Me hace mucho bien. Es un lugar increíble. Hay muchas cosas para conocer: pirámides más chicas, el museo, el barrio sagrado, lo que se llama el bazar que es un lugar de tienditas, chiquitas, pegadas unas a las otras. Y está toda la parte del sur del país, donde está la mayor cantidad de monumentos, que aún no conozco. Cuando tengamos unos días libres iré”, concluyó Lasarte, que en agosto tendrá que disputar la Champions de África (que sería un similar a la Copa Libertadores) y luego jugará la Copa del Presidente (como la Copa del Rey en España).

la barba

El nuevo look de Lasarte

 Lasarte y su equipo fueron de pretemporada a España, concretamente a Alicante. Él no se había afeitado y tenía barba de un par de días. Sus futbolistas comenzaron a embromarlo diciéndole que como iba a España donde lo conocían se iba a afeitar. Entonces no lo hizo. Y luego se la fue dejando, pero no se trató de una cábala ni nada por el estilo.

Lasarte
Gestos. De ellos se vale el técnico uruguayo para hacerse entender en Egipto.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)