TURQUÍA

"De un lado venían los disparos y del otro estaba el Mar Negro"

Pierre Webó, exjugador de Nacional y actualmente en Fenerbahce, relató todavía angustiado lo que ocurrió durante el ataque a balazos que recibió el ómnibus de su equipo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pierre Webo. Foto: medyaspor.es

Momentos de mucha tensión pasó el plantel de Fenerbahce de Turquía cuando su ómnibus fue atacado a tiros por desconocidos luego de haber goleado 5-1 de visitante a Rizespor. Las causas del violento incidente se desconocen, así como los atacantes.

Para Pierre Webó, el camerunés que entre 2001 y 2003 jugó en Nacional, había sido un buen día. Había vuelto a jugar y a marcar luego de mucho tiempo y venía feliz, hasta que comenzaron los disparos.

"He pasado cosas en esta profesión, pero esta fue única. He jugado en África, Sudamérica y Europa y esto es algo impensable", contó en declaraciones a la radio español Onda Cero.

"Volví después de mucho tiempo a jugar y a anotar (hizo el 4-0) y estaba contento, pero de repente pasó esto que te hace entrar algo terrible en el cuerpo", contó.

Relató que durante el partido nada extraño pasó. "Fue como un amistoso al final, porque incluso nos vinieron a felicitar los contrarios y hasta la afición rival también nos trató muy bien, pero yendo hacia el aeropuerto nos pasó esto".

¿Cómo vivió el plantel esos momentos? "Vimos al conductor y en lo único que pensamos fue en ayudarlo, llevarlo al hospital y escondernos. El susto más que nada fue por el ruido del disparo, que fue muy fuerte. Agachamos las cabezas, nos pusimos debajo de los asientos y nos preguntábamos '¿qué ha pasado?'. Y allí vimos al conductor sangrando por la boca y por la nariz".

Contó también que la tragedia pudo ser mayor si no se hubiera detenido el ómnibus. "El jefe de seguridad del equipo se suele sentar adelante y cuando escuchó los disparos le pidió al conductor que frenara, pero ya no tenía el control del autobús por el impacto que había recibido, así que fue él quien aparcó el coche al borde del Mar Negro. Si hubiera caído el autobús ya estaríamos hablando de otra cosa".

Webó relató que "durante todo el trayecto había focos de la policía en cada cruce, pero esto pasó entre dos cruces y allí no había nada. A la izquierda era todo oscuridad y a la derecha el Mar Negro. No había escapatoria. Cuando paramos fue que nos dimos cuenta que si no frenaban el autobús podría haber pasado algo mucho más grave".

Luego vinieron momentos de incertidumbre. "Cuando viajamos solemos hacerlo con nuestro grupo de seguridad y la policía que nos acompaña, pero no podíamos seguir porque debíamos esperar un blindado para poder llegar hasta donde tuviéramos que tomar el vuelo. Esperamos asustados de que podía pasar otra vez. Durante los cinco primeros minutos no sabíamos qué hacer porque de un lado teníamos el mar y del otro venían los disparos".

Webó, quien lleva 10 goles en la temporada, termina su contrato con Fenerbahce en junio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)