DESDE EL ARCO 

La justicia tarda, pero llega

Hay pocos jugadores con el talento y el buen pie de Martín Ligüera. Es, si se quiere, uno de los últimos enlaces clásicos del fútbol rioplatense. Un 10 con todas las letras.

JOSÉ MASTANDREA

De esos que pisan la pelota, de los que piensan, de los que meten pases de gol y de los que sacan conejos de una galera donde por lo general salen sapos. Tiene notable lectura del juego, una pegada exquisita y un trajín como cualquier ‘gurí’ de 20 años. Quizás debutó muy temprano en Nacional y surgió cuando en el tricolor había cracks de peso y trayectoria. Hoy, después de una larga y exitosa carrera, tuvo la posibilidad de pegar la vuelta al club de sus amores. Nadie le regaló nada. Todo lo contrario. Si volvió, fue por lo que hizo en cancha, en un Fénix donde tuvo que ponerse el frac y el overol.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)