SELECCIÓN

El #JulioCeleste se cerró con broche de oro: homenaje a los campeones de 1930

La iniciativa de la AUF junto a Ahifu tuvo como corolario la presentación del cortometraje "Uruguay 1930, génesis de la primera Copa del Mundo de la FIFA".

Se termina julio y con él se va un mes muy proficuo para la selección uruguaya. Y no hay mejor manera de cerrar este mes que celebrando un nuevo aniversario del primer mundial jugado y ganado en y por Uruguay.

Uruguay campeón del mundo en 1930. Foto: archivo El País.
Uruguay campeón del mundo en 1930. Foto: archivo El País.

Se cumplieron este jueves 90 años de la final ganada por la Celeste 4-2 sobre Argentina en el entonces (1930) recién estrenado Estadio Centenario, construido en solo nueve meses especialmente para recibir la primera Copa del Mundo de la FIFA.

Uruguay ya era bicampeón mundial, porque había ganado los Juegos Olímpicos de 1924 en Colombes y 1928 en Ámsterdam, lo que por entonces era considerado la máxima competencia mundial del balompié. Esa coronación de hace 90 años fue la cúspide de una generación dorada de futbolistas, capitaneados por José Nasazzi, la que nunca ha sido igualada.

Vinieron otras luego, como la de Maracaná, que continuaron con la tradición y estirpe ganadora, pero lo que consiguió la llamada Generación del Veinte fue sublime, pues su juego refinado tanto en lo personal como en lo colectivo revolucionó el fútbol mundial.

A instancias de la Asociación de Historiadores e Investigadores del Fútbol Uruguayo (Ahifu) y de la AUF, nació #JulioCeleste, cuya primera edición se cerró este jueves en el Museo del Fútbol con el homenaje a la conquista de 1930.

En la ocasión Ahifu presentó ante Ignacio Alonso (presidente de la AUF), Jorge Casales (director de competencias de AUF) y Ricardo Lombardo (presidente de CAFO) el corto “Uruguay 1930: Génesis de la primera Copa del Mundo de la FIFA”, en la cual se cuenta los pormenores de lo que fue la organización del Mundial, para lo que fue clave el Dr. Enrique Buero, vicepresidente de FIFA entre 1928 y 1934.

Como reconocimiento, Alonso (luego de hacer uso de la palabra y resaltar que aquella generación fue el reflejo del espíritu pujante del país por esos años) le entregó una plaqueta al nieto de Buero, quien recordó que su última visita al Museo del Fútbol junto a su abuelo fue en 1975, cuando se inauguró.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error