PEÑAROL

Jugadores que saben resolver los problemas

Hernán Novick y Buschiazzo siempre fueron buenos en matemáticas y ayer volvieron a la escuela, en Casavalle.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Hernán novick

La invitación le llegó a Hernán Novick. La idea era compartir una mañana con los alumnos del centro educativo Los Pinos, en el barrio Casavalle e incentivar a los niños que participan en las Olimpíadas de Matemáticas que dicha escuela lleva a cabo hace 10 años.

El miércoles, cuando Novick regresaba en el avión de Buenos Aires —donde ingresó a los 77 por Palacios—, le comentó a Fabricio Buschiazzo (que había sufrido desde afuera) y le preguntó si no quería ir con él. El zaguero, que siempre está dispuesto a dar una mano, aceptó enseguida.

A Buschiazzo le costó encontrar el lugar para llegar a Los Pinos a la hora indicada, pero lo hizo. Sin embargo, cuando arribó, Novick ya había resuelto el problema que le habían propuesto las maestras y los niños. "No sabía que me iban a hacer esa pregunta. No es que fuera muy difícil. Había que entenderlo, pero después la cuenta me salió bien", contó Hernán, quien —según explicó— en sus épocas de estudiante matemáticas era su materia preferida.

"Hicimos una recorrida por el lugar. Me impresionó muy bien. Es algo muy bueno no solo para la gente de Casavalle, sino de otros lugares también. Me gustó mucho el ambiente que había, los niños estaban todos contentos, con muchas ganas de aprender y de progresar", añadió Novick, quien participó junto a Buschiazzo de una recorrida por el centro educativo.

"Es un contexto diferente y nos explicaron que tienen cursos para mayores, muchachos de 18 y 19 años. La intención es sacarlos de la situación complicada, de calle y robos, en la que están inmersos. Ayudarlos para el futuro, para que puedan conseguir trabajo", expresó Buschiazzo, cuya materia preferida también era matemáticas.

La experiencia no fue nueva para el defensa, quien suele colaborar con escuelas y clubes de baby fútbol, sobre todo en su pueblo, Juan Lacaze. "Me gusta mucho estar en contacto con los niños, será porque tengo sobrinos chicos", dijo. Y le hizo recordar cuando en sus épocas de niño, en la escuela 39, recibieron la visita del "Cebolla" Cristian Rodríguez, otro lacazino. "Me acuerdo que estábamos todos emocionados y nos matábamos para conseguir una firma suya, aunque al rato no sabíamos ni dónde habíamos puesto el papel. Pero lo recuerdo clarito. Nunca se lo dije al Cebolla", relató.

Ayer había niños de todas las edades, aunque los que participaban en las Olimpíadas de Matemáticas eran los de quinto y sexto. "Había un poquito más de Peñarol", dijo Novick, quien no sólo se sacó fotos y firmó autógrafos, sino que también estuvo dominando la pelota con los pequeños. "Había de todo. Estaban muy contentos, sacándose fotos con nosotros. Los de Nacional también", contó Buschiazzo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)