desde el arco | JOSÉ MASTANDREA

Juegan con el acelerador a fondo

El pique, la velocidad, la explosión de Jonathan Rodríguez, lo hacen un jugador temible, diferente.

Y fue clave en la victoria que consiguió Uruguay ante Panamá el viernes pasado. Rompió los ojos. Por esas corridas que tuvo en el ataque, por la capacidad para maniobrar con la pelota en velocidad y por la facilidad con la que se saca a los rivales de encima. El sábado, en el tramo final del partido, cuando Peñarol veía cómo se le escapaban más puntos en el Apertura, la velocidad del argentino Luque hizo la diferencia. Encaró, corrió, dejó atrás a varios defensas y metió un pase corto, preciso, para la entrada de Palacios. Ayer, cuando Nacional parecía destinado a empatar en su casa ante Plaza, la velocidad de Barbaro primero, y la de Espino y Amaral después, abrieron a la defensa y generaron varias chances no concretadas. Está clarísimo: hay que jugar con el pie a fondo...

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)