FÚTBOL

Santos 0-Palmeiras 1: Matías Viña es campeón de la Copa Libertadores con Palmeiras

El uruguayo jugó todo el partido, que fue malo, friccionado y cortado, al punto que se definió en el octavo minuto de los 14 de descuento que hubo.

Matías Viña
Matías Viña, ya con la medalla de campeón, admira la Copa LIbertadores junto a Luiz Adriano. Foto: AFP

América tiene un nuevo monarca: Palmeiras. El Verdão ganó por segunda vez la Copa Libertadores luego de vencer 1-0 a Santos  en la final disputada en Maracaná y añadir un título al conseguido en 1999. Y entre los consagrados hay un uruguayo, Matías Viña, quien disputó todo el partido y celebró envuelto en una bandera uruguaya.

El encuentro tuvo un cierre polémico, porque la victoria llegó en el octavo minuto de descuento de 14 que dio el árbitro argentino Patricio Loustau, con un cabezazo de Breno Lopes, quien había salido desde el banco. Sin embargo, la polémica surge porque el centro lo mandó Marcos Rocha, quien había entrado en un roce con el técnico de Santos, Cuca, y mientras éste fue expulsado, el jugador (que pareció ser el agresor) no.

Mire, no le voy mentir: me aburrí con la final de la Copa Libertadores. Le cuento algo para que tenga el contexto: en una pantalla (la principal) estaba viendo la final del torneo continental y en la otra tenía Deportivo Maldonado-Rentistas por el Torneo Clausura del fútbol uruguayo, que empezó una hora más tarde y regaló goles antes. Pero eso no es todo: los ojos se iban a la segunda pantalla porque había llegadas, atajadas, cierta emoción... cosas que Palmeiras y Santos no generaban. No le voy a hablar del juego en Maldonado, aunque lo invito a leerlo haciendo click acá, sino de lo que debió ser un gran partido final y terminó siendo un fiasco.

El mundo entero debe haberse decepcionado frente a la pantalla. Por primera vez la definición de la Libertadores llegaba a una cantidad de países récord: 191. Muchos se deben haber sentado frente al televisor (o al dispositivo que fuere) con la ilusión de que verían un gran espectáculo, porque se enfrentarían dos equipos brasileños.

De repente por estos lados no sorprendió tanto, porque ya conocemos que el fútbol de Brasil ya no es el de antes, pero para el resto del mundo la concepción que existe es que ver a los brasileños es poco más que la panasea. Y se deben haber dado de bruces contra la dura realidad.

Matías Viña
Matías Viña disputa la pelota con Marinho. Foto: AFP

Lejos del partido dinámico, cargado de situaciones de peligro, con arqueros siendo figuras y varios goles que uno podía imaginarse antes del inicio, fue un juego chato, aburrido, disputado lejos de las áreas. El relator apenas levantaba la voz para entusiasmarse con una jugada, mientras el de la segunda pantalla, el del fútbol uruguayo, gritaba un gol atrás del otro. Una locura.

En el primer tiempo de Maracaná no hubo ninguna situación de peligro y en el segundo hubo que llegar hasta el minuto 63 para que el de la pantalla grande alzara la voz para relatar una jugada de riesgo. Fue un tiro libre de Raphael Veiga que se fue por arriba del palo. Ni siquiera la atajó el arquero.

Esa jugada, sin embargo, fue como un revulsivo, porque a partir de entonces el encuentro se hizo más dinámico, con los dos equipos salteando rápidamente el medio de la cancha y poniéndose en posición ofensiva, aunque la mayoría de los intentos murieron al llegar al área rival.

Santos había sido el que más se había acercado al gol con un potente disparo de Diego Pituca a los 76' que el arquero Weverton rechazó. Y luego vino el momento de la fricción. El balón salió al lateral, Cuca fue a buscarlo para devolverlo a la cancha y Marcos Rocha lo pechó para quitárselo. Escaramuzas y roja solo para el técnico.

A esa altura Loustau ya había marcado 8 minutos de descuento, que terminaron siendo 14. Y en el octavo llegó el cabezazo histórico de Breno Lopes para darle el segundo título continental a Palmeiras. Menos mal, porque 30 minutos más de lo mismo hubiera sido una tortura.

Gol de Breno Lopes
La pelota en la red mientras Breno Lopes, al fondo, prepara su festejo. Foto: AFP

La previa

Este sábado habrá nuevo rey del fútbol sudamericano. Se define al campeón de la Copa Libertadores en la final que disputarán Santos y Palmeiras en el Maracaná. El lateral celeste Matías Viña será de la partida en el verdao, mientras que Carlos Sánchez, lesionado, no podrá defender al peixao

¿Cuándo es la final de la Libertadores? El Santos vs. Palmeiras es este sábado a las 17 horas y podrá verse por por ESPN, ESPN HD y DirecTV GO.

Los dos equipos reconocieron el terreno de juego el viernes y se mostraron distendidos. Los jugadores del Palmeiras, que llegó a la final de la Libertadores como el mejor equipo en toda la competición, ni se tomaron la molestia de ponerse zapatos de fútbol.

Los futbolistas dieron una rápida vuelta a la cancha, se tomaron fotografías en el Maracaná y se fueron directamente al estadio olímpico Nilton Santos, en donde tenían previsto un entrenamiento.

Los del Santos, un equipo en que abundan las promesas juveniles, se dedicaron a hacer jueguitos con la pelota. Entre los más animados estaban el punta Marinho y el delantero centro Kaio Jorge, que son los dos candidatos del Santos al galardón de mejor jugador de la Libertadores.

En la conferencia de prensa del viernes, el técnico del Palmeiras, el portugués Abel Ferreira, aseguró que está con "la piel de gallina" por poder disputar una final en el Maracaná debido a que siempre escuchó hablar del estadio como uno de los mayores templos del fútbol mundial.

"Por eso será una oportunidad única, un desafío, un placer y una honra estar aquí para disputar una final, porque el Maracaná significa eso, un templo del fútbol".

Abel FerreiraDT de Palmeiras

Por su parte, el técnico del Santos, Alexi Stival "Cuca", recordó varias finales que disputó en el Maracaná como técnico de clubes cariocas, incluyendo la derrota en la decisión de la Libertadores entre el Fluminense y el Liga de Quito, así como un gol que anotó en el estadio y del que se enorgullece.

Para la gran mayoría de los jugadores disputar una final en el Maracaná es inédito, así como conquistar un título en el estadio carioca, pero no para el portero Weverton ni para el zaguero Luan, ambos jugadores del Palmeiras.

Los dos integraron la selección olímpica brasileña, junto a estrellas como Neymar y Gabriel Jesús, que conquistó en el Maracaná el oro en los Juegos Olímpicos de Río en 2016.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados