SELECCIÓN SUB 20

Ahora juega desde afuera

Mauricio Lemos hace reposo y alienta a sus amigos: “Por tele los vi muy bien”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Corazón Celeste. Maurico Lemos se dio el gusto de defender a su país en el Sudamericano. Ahora intentará hacer lo mismo en el Mundial. Foto: Marcelo Bonjour

Era el único de los 23 futbolistas con asistencia perfecta. Jugó toda la fase inicial y los dos primeros encuentros en el hexagonal, pero una sorpresiva apendicitis lo sacó de un porrazo del Sudamericano sub 20. "Sucedió todo del viernes para el sábado. Arranqué con un dolor de panza muy fuerte y le dije al médico, pero no pensé que fuera algo importante. Esperamos hasta la tarde y todo seguía igual así que nos fuimos al hospital para realizarme una tomografía y exámenes de sangre", cuenta Mauricio Lemos.

La noticia fue la menos esperada. Le cayó como un baldazo de agua fría. Los simples chequeos terminaron en internación y el zaguero tuvo que ser operado de apendicitis. Prefirió no decirle nada a sus compañeros para no desviarles la concentración del torneo y se la bancó con su familia. Claro, cuando la noticia salió en los medios de comunicación, al futbolista le explotó el teléfono. "Justo lo había apagado y cuando lo prendí, tenía un montón de mensajes de aliento de mis compañeros y amigos de la vida. Fue muy lindo recibir tanto apoyo", señala.

De esa manera, por primera vez, Mauricio tuvo que ver la celeste desde afuera. "Hay muchas cosas que no percibís dentro de la cancha o que no te das ni cuenta, pero la verdad es que por tele los vi muy bien a todos. Es un equipo muy ordenado", explica.

Además, agrega: "Por ejemplo, me impresionó mucho lo que corre esta selección. Ver lo que juegan Nahitan Nández y Mauro Arambarri, y el desgaste que hacen... ¡es impresionante! Están por todos lados".

Asimismo, el partido también dio para la emoción. Los celestes tenían la idea de ingresar al campo con una pancarta de apoyo para su compañero, pero la organización del torneo no lo permitió. De todas formas, se las ingeniaron para hacer visible ese mensaje: "La vi en la tribuna. Fue un gesto muy lindo".

Ahora, Lemos descansa en su casa junto a sus seres queridos. Lo único que le recetaron los médicos es "hacer reposo y comer sano". En tres semanas espera saltar de vuelta al ruedo ya en su Defensor Sporting. Mientras tanto, sigue la selección como hincha, y alienta desde la cama. "Estoy en contacto permanente con los chiquilines. Hablamos todo el día por WhatsApp. Les mando mensajes de apoyo y también algún audio con una broma", reconoce entre risas.

Mauricio Lemos sigue jugando en esta sub 20, pero desde afuera.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)