River Plate

JR está de vuelta

Carrasco vuelve al ruedo dispuesto a conseguir la primera estrella para River Plate. “Se lo merece”, dijo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Juan Ramón fue interrumpido varias veces por gente que quería saludarlo. Foto: L. Carreño.

Estuvo más de dos años sin dirigir. Se levantaba temprano y llevaba a sus hijas menores, las mellizas de diez años, al colegio. Luego se pasaba dos o tres horas en el gimnasio. "No para estar en forma o en peso, sino para estar listo físicamente de acuerdo a las exigencias, cuando llegara el momento de volver a las canchas", le aclara Juan Ramón Carrasco a Ovación.

"En este tiempo he compartido momentos muy lindos con la familia. Fue muy productivo porque las niñas me vieron siempre estar atrás de ellas. Estas hijas han recogido lo mejor de mí. Lo que no vivieron mis hijos grandes, porque yo era muy joven. Y con el tema del fútbol no estaba mucho o estaba en cosas que suelen sucederle a la mayoría de los futbolistas. El cariño y el amor siempre estuvieron para mis hijos, pero el tiempo no. Yo soy de mirar para atrás y soy muy autocrítico, tanto en la vida como en la profesión".

Asegura que tuvo ofertas del exterior y también del medio, pero quería regresar a River, su segundo amor después de Nacional. "Hubo alguna oferta seductora, pero a esta altura pesa mucho el tema familiar. Tenemos hijas en el colegio. Si concretábamos me iba solo y mi señora iba y venía. Pero ya era sacrificar muchas cosas. La intención era volver a River, pero había un profesional trabajando y cumpliendo una muy buena tarea".

A propósito del River de Guillermo Almada, Carrasco no quiso ir a ver sus partidos por un tema de ética y respeto. Sólo lo vio una vez: el empate 1 a 1 frente a Wanderers en el Parque Viera. "Ese partido ameritaba, se enfrentaban dos equipos que practicaban muy buen fútbol y la tarde estaba muy linda. Empataron, pero el predominio fue de River".

JR es consciente que el equipo de Almada fue criticado porque no consiguió ningún título y lograrlo es uno de sus objetivos. "A nosotros tampoco se nos dio más allá de que jugamos una final y llegamos a la semifinal de la Sudamericana. Los dirigentes han querido seguir en la línea de los entrenadores que apuestan al buen fútbol. Buscando, de alguna manera, esa estrella que sí han conseguido otras instituciones con otras filosofías de juego. Conseguir esa estrella es una de nuestras metas, porque River se lo merece", aseguró.

Carrasco invirtió el tiempo sin dirigir para seguir innovando. "En conceptos y situaciones de juego. Fue un descanso activo, con muchas cosas en la cabeza. Estamos deseosos de empezar a trabajar y jugar para plasmar todo eso", admitió. En estos días, desde que se supo que regresaría a River, los hinchas darseneros no hicieron otra cosa que demostrarle su cariño. "¡Vamo arriba Juan! ¡Vuelve el tiqui-tiqui! ¡Te estábamos esperando!", fueron las frases más escuchadas por el entrenador. "El cariño es recíproco. Todo eso nos genera una gran satisfacción, pero también mucha responsabilidad. Queremos que los hinchas se sientan colmados, satisfechos de que volvimos con todo".

Mea culpa.

Las últimas experiencias de Carrasco en el Emelec ecuatoriano, en Atlético Paranaense y en Danubio no fueron buenas, pero no vive su vuelta a las canchas como una revancha. "No soy de encontrar excusas, pero en Emelec, por ejemplo, el presidente me decía que no jugara con tres puntas en la altura y yo no le hice caso. Jugué, jugué y jugué, siempre con tres arriba. Fue culpa mía que de repente no escuché al presidente", admitió.

"Y lo de Danubio fue una lástima. De repente quise hacer un curso acelerado de fútbol y no era el momento. Quise hacer algo en poco tiempo y al jugador que no estaba acostumbrado a nuestra metodología le costó asimilarla en plena competencia. Porque una cosa es enseñar en una pretemporada y otra enseñar a jugar bien, a ganar, a ser rápido y preciso, en plena competencia. Le erré. No me daba cuenta en el momento. Estos dos años me sirvieron para analizar mucho y darme cuenta. Soy muy exigente y autocrítico. No quiero culpar a otros. La culpa fue mía".

A Carrasco no le gustó la actuación de Uruguay en la Copa América. Sobre todo los primeros 45 frente a Argentina.

Siempre al borde.

"No me gustaron puntualmente los once defendiendo contra Argentina. Sé que esta selección nos tiene acostumbrados a jugar de cierta manera. No vayas a pretender que juegue a la ofensiva o que te vaya a crear siete u ocho situaciones de gol. Y uno se acostumbra. Yo respeto al técnico de la selección, pero no voy a decir amén. Porque con jugadores como Cavani, Rolan, Abel Hernández, Lodeiro y Jonathan Rodríguez, o mañana Suárez, si los veo de la mitad de la cancha para atrás, voy a criticarlo así sea Guardiola el entrenador. No a Guardiola sino a ese método, esa idea. Que quede claro, no estoy en contra de Tabárez, lo respeto y me saco el sombrero, estoy en contra de ese procedimiento. Y si lo vas a hacer poné jugadores idóneos para eso, que te van a correr y se te van a tirar a los pies y lo van a hacer bien", explicó.

"Y no es que Argentina nos metió atrás. No vamos a mentirnos. Contra Colombia en el Mundial ya arrancamos metidos atrás. Lo que me da bronca es que si perdés por poco, la prensa hace hincapié en que estuvimos cerca. Pero jugando así estamos siempre al borde del precipicio. Ya van dos Eliminatorias que terminamos quintos", añadió. Y dio su opinión sobre qué hacer ante Chile. "Tenés que ser cauto, pero no tan atrás. Apostar a estar bien parados y no dar ventajas, pero poné gente que sea rápida y hábil, como Jonathan Rodríguez, para que cree faltas. Chile no tiene buen juego aéreo y esa puede ser una llave". Para JR Chile es candidato a ganar la Copa. "Y me gustó mucho el funcionamiento de Ecuador, más allá de resultados. No me gustó Brasil. Y Argentina, estando Messi, siempre es candidato".

El apoyo de Claudia y Melanie.

“Ella es feliz porque sabe que dirigir es mi felicidad”, contó Carrasco sobre su esposa Claudia. “Dice que está deseando volver a las canchas, a ver a River”, agregó. Otra que está feliz es Melanie, la hija de ambos de 21 años, que es hincha de River Plate. La joven vivió toda la anterior campaña de su padre en el club darsenero (2006-2010).

La nota con Ovación fue interrumpida varias veces por gente que pasaba y al verlo se acercaba a saludarlo. “Sabés lo que me da rabia Juan, que a vos te decían que no tenías equilibrio y de la selección uruguaya, que se mete toda atrás, no dicen nada”, le dijo el hincha y se llevó una foto con él.

El vendedor de maní, al que JR le compró un cucurucho, admitió que es hincha de Peñarol, pero dijo que era un orgullo “venderle a Juan Ramón”.

Quedan tres futbolistas de su época.

En su nueva etapa en River Plate, el cuerpo técnico de Carrasco estará integrado por Omar Garate como ayudante técnico, el profesor Fernando González como preparador físico y César Olivera como entrenador de arqueros. También integra su cuerpo de trabajo Darwin Rodríguez, su inseparable escudero. Carrasco lo definió como “mi amigo y mis ojos”. Su hijo, Juan Carlos Carrasco, dirigirá la Tercera.

Bruno Montelongo, Robert Flores y Gabriel Marques son los tres sobrevivientes del anterior pasaje de Carrasco por River. “Finalizan sus contratos, pero habrá que conversar a ver con qué ganas están. Así como nos gusta que los dirigentes tengan memoria, no quiero pecar de no tenerla yo con jugadores que fueron importantes para la institución”.

SABER MÁS

Jorge Nasser* - Darsenero de ley

Recibo con alegría la vuelta de Juan al club. Carrasco marcó un antes y un después con su fútbol total, con su tiqui-tiqui y su personalidad frontal y controversial. River es un club que siempre practicó buen fútbol, pero Carrasco nos colocó en los primeros planos. Conseguir el Campeonato Uruguayo es lo que le falta al club para coronar todo lo que ha hecho en estos años, con Juan y también en el proceso de Guillermo Almada. A veces los hinchas le pedimos un campeonato a River, y me incluyo, pero nos olvidamos que es difícil para un club chico como el nuestro. River no tiene poder enonómico, no tiene peso dirigencial en la AUF, ni tiene mucha hinchada. Tiene poco en todo, pero mucho en la cancha, con su cantera y su semillero. En su anterior pasaje por el club Juan sorprendió e hizo una mini revolución en el fútbol uruguayo. Demostró que se puede jugar a otra cosa. Aunque no sé si Uruguay está preparado para un fútbol que no especule. Me parece que tenemos el fútbol que nos merecemos. Las canchas no son buenas y va muy poca gente a los partidos. No hay espectáculo. Gran parte de la sociedad le da la espalda al fútbol. Aun en ese escenario, Juan fue capaz de mostrar otra cosa en River. Y mucha gente iba a los partidos porque le gustaba ver buen fútbol. Lo que me genera su vuelta es ilusión, mucha ilusión. Pero también dependemos de los jugadores, porque Juan es un técnico muy bueno, pero no es mago.

*Cantautor e hincha.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º