SELECCIÓN

"Josema" a la orden del DT

Giménez superó el dolor que tenía en el muslo y pudo entrenar a la par del resto.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Prueba. Tabárez observa a Giménez que respondió bien.

Tabárez no lo dijo con palabras, pero en la cancha del Parque Juan López, a una cuadra de la panorámica costanera de Antofagasta se despejaron ayer los nubarrones de las dudas que, desde la mañana del miércoles, se cernían sobre la participación de José María Giménez en el debut de Uruguay en la Copa América frente a Jamaica.

Si bien es cierto que los celestes no hicieron fútbol, el zaguero cumplió con el requisito manejado la tarde antes por el Dr. Alberto Pan, quien hizo mención expresa a que en el calentamiento previo a la práctica de la víspera se vería si el zaguero estaba en condiciones de integrarse al trabajo del resto, después que el miércoles se hubiese movido en forma diferenciada y suave.

A la distancia se pudo apreciar que "Josema" entrenó a la par de sus compañeros, lo que significa que superó el dolor que había sentido en la cara posterior del muslo de su pierna izquierda y que, por lo tanto, quedó a la orden de Tabárez.

En lo que hace a la tarea realizada por los celestes en la cancha, fundamentalmente se trató de un ensayo de las jugadas de pelota quieta, tanto en defensa como en ataque.

CORTITAS.

Charlas. Por líneas.

Tabárez ocupó la práctica para hablar, por separado, con defensas, volantes y atacantes.

Una voz. "Impecable".

Al volver al hotel, una voz del staff técnico definió el estado de Giménez: "Impecable".

Descanso. Matutino.

Por la mañana hubo cambio de planes, los jugadores no entrenaron en el gimnasio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)