URUGUAYOS

"Josema" a cielo abierto

El jugador del Atlético de Madrid y la selección uruguaya disfruta de las vacaciones en Durazno junto a su familia. Se levanta a las 6:00 de la mañana y prende el fuego.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Víctor Darwin Rodríguez.

La estampa del crack se divisa a lo lejos, pese a su ropaje campero, provisto de chaleco verde claro, bombachas de campo, botas y la gorra bordeaux. José María Giménez está de descanso después de una ardua temporada que incluyó Champions League, el torneo español y la selección. Volvió al pago donde su padre trabajó y forjó amistades y pese a que había estado solo una vez en el lugar, de pequeño, le recuerda la infancia, buenos momentos y no olvida las raíces.

“Me levanto a las seis de la mañana a prender el fuego y tomar unos mates; disfruto cada día. Es como estar en el paraíso, nada de wi fi, ni televisión”, dice entrevistado por el programa El Estadio, de Canal 6 de Durazno.

El zaguero de la selección uruguaya y Atlético de Madrid disfruta cada momento en la localidad de Baygorria, distante a poco más de 80 kilómetros al noroeste de la ciudad de Durazno (cerca de Paso de los Toros). En la intimidad familiar y de amistades aprovecha el momento de descanso para pasear en lancha, pescar y saborear un buen asado.

“Por el momento no tengo animales, más adelante pienso que sí. De caballos por ahora poco, no soy como el ‘Cebolla’ (Cristian Rodríguez). Ese sí que sabe...”, afirma entre risas.

El futbolista goza el contacto con la naturaleza. “Trato de salirme del estrés que supone la competencia, por eso aprovecho al máximo estos pocos días”, comenta mientras prepara la lancha para trasladarse hasta su casa, que conecta con una de las islas del lugar.

Giménez, por su forma de ser sencilla, humilde y siempre dispuesto a una foto o un autógrafo, se ganó rápidamente el corazón de los pobladores dice don Figueira, residente de Baygorria. “Todos lo quieren”. Lo ven como una persona más del lugar, a sabiendas fundamentalmente que proviene de una familia muy querida y arraigada en la localidad.

Baygorria es un poblado en el que viven unas pocas familias, muchas menos que las 150 que residían en la época de esplendor de la represa, en los 60’ 70’ .

Un poblado casi desierto

En Baygorria residen los profesionales e ingenieros de UTE. Los demás trabajadores provienen de zonas cercanas.

Cine: "China" lo inauguró

El pueblo tiene un cine que fue inaugurado en los años 70 ni más ni menos que por ‘China’ Zorrilla y Perciavalle con una obra para niños.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados