ADIOS AL 10

Jorge Romero recordó cómo le salvó la vida a Maradona en José Ignacio hace casi 21 años

Jorge Romero
Jorge Romero, el médico que salvó a Maradona en 2000. Foto: Archivo El País

Diego Armando Maradona vivió 60 años, 3 semanas y 5 días entre el 30 de octubre de 1960 y este miércoles 25 de noviembre de 2020. Y al menos los últmos casi 21 años los vivió gracias a que Jorge Romero, un médico uruguayo, le salvó la vida en Punta del Este.

El 4 de enero de 2000, en el que era apenas su cuarto día de trabajo en la policlínica de La Barra a la que había llegado recién recibido desde Montevideo, recibió un llamado urgente de que Diego Maradona estaba mal y debía atenderlo.

El 29 de diciembre de 2009, en entrevista con El País, recordó en Maldonado cómo fue aquel día.

“No tenía casa. Me había venido de Montevideo luego de 10 años de estudio y de intensa actividad política y gremial. Me había pasado de todo. Hasta cumplí con dos huelgas de hambre. Estaba muy cansado. Por eso resolví
venirme. ‘Me consigo un laburito en la Asistencial y voy tirando como médico general. Así descanso y me desenchufo’, pensé cuando resolví dejar Montevideo y regresar. Así conseguí trabajo en la policlínica de La Barra. La cosa empezaba a caminar, pero todavía ni siquiera tenía un lugar para dormir. Dormí en el piso de la policlínica de un colega. Tampoco tenía plata pero sí un poco de hambre”.

“Alrededor de la una de la tarde alguien llamó a la policlínica. Una auxiliar de enfermería atendió y enseguida me dijo algo exaltada: 'Doctor, Maradona está mal y quieren venir a buscar un aparato de presión'. El seeñor era un tal Cóppola. Este señor quería llevarse el aparato de presión y un estetoscopio porque él quería auscultar a Maradona".

"Cuando llegué (a la chacra del empresario Pablo Cosentino, donde estaba Maradona) me hicieron pasar enseguida. Me encontré no a Maradona; me encontré a un hombre muriendo. Estaba en estado de coma tirado en un sillón, rodeado de personas que no tenían mucha idea del o que había que hacer".​

"Le practiqué algunas maniobras para mantener la vía aérea despejada, para que pudiera respirar. Maradona presentó varias pausas apneicas porque su sistema respiratorio dejaba de actuar”.

“Entre que llegué y lo llevamos al Sanatorio Cantegril pasaron como 40 minutos. Para mí fue como si fuera un siglo. En todo momento pensé que si Maradona moría en esas condiciones mi carrera médica terminaba".

"¿Sabés quién le salvó la vida a Maradona? Cóppola. Cuando evalué la situación le advertí a Cóppola que Maradona se moría si no recibía una rápida atención de parte de un médico intensivista. ‘Mirá, lo primero que hay que hacer es llamar a una ambulancia y a un médico intensivista muy experimentado, que sepa mucho para poder manejar este cuadro. Este hombre se estaba muriendo’, le dije a Cóppola. La respuesta fue inmediata: ‘No’. Y me lo explicó: ‘la prensa es muy difícil, por lo que Maradona vive o muere pero contigo1. Quedé helado".

"Pensé en hacerle firmar una nota y retirarme del lugar. Tenía miedo hasta de perder el título. Entonces resolvimos llevarlo. Y ahí fue cuando Maradona se salvó porque cuando llegó al sanatorio se puso crítico y con riesgo de vida. Ninguna unidad hubiera llegado a tiempo desde José Ignacio para llevarlo al sanatorio".

"Cuando vamos de viaje (desde José Ignacio a Cantegril), a Cóppola se le
ocurre parar en la estación de La Barra para cargar 70 litros de combustible. Estuvimos 15 minutos con Maradona en coma mientras cargaba nafta. Lo quería matar”.

Al ingresar al sanatorio Cantegril Maradona fue diagnosticado "crisis hipertensiva y una arritmia ventricular". Guillermo Cóppola intentó restarle gravedad al asunto y hasta dijo que el propio Diego había manejado hasta el centro asistencial. Los informes clínicos probaron un alto consumo de cocaína, por lo cual comenzó un proceso legal que terminó con Cóppola procesado por falso testimonio, aunque salió bajo fianza. Maradona volvió a Buenos Aires el 9 de enero.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados