DANUBIO

Jardines lució distinto

La tribuna de “la palmera” quedó desierta y hubo solo 600 hinchas de Nacional.

Desolada. Así quedó ayer la tribuna de “la palmera” en Jardines del Hipódromo luego de que Danubio se tomara revancha con Nacional y solo le otorgara 600 entradas para una cebecera.
Desolada. Así quedó ayer la tribuna de “la palmera” en Jardines del Hipódromo luego de que Danubio se tomara revancha con Nacional y solo le otorgara 600 entradas para una cebecera.
Foto: Ariel Colmegna
Foto: Ariel Colmegna
Foto: Ariel Colmegna
Foto: Ariel Colmegna
Foto: Ariel Colmegna
Foto: Ariel Colmegna
Foto: Francisco Flores
Foto: Francisco Flores
Foto: Ariel Colmegna
Foto: Ariel Colmegna

La fiesta del barrio no fue completa. Jardines del Hipódromo no lució como en otras ocasiones, con las dos tribunas visitantes repletas ante la llegada de un equipo grande a este escenario deportivo.

Y eso se sintió. El colorido no fue el mismo. Danubio se tomó revancha con la medida puesta por Nacional en el partido del Apertura en el Gran Parque Central y solo le dio a los tricolores 600 entradas para sus hinchas (las mismas que le habían brindado en ese entonces a los de la franja) para que se ubicaran en una de las cabeceras de la cancha del equipo de Maroñas.

En tal sentido, la pintoresca tribuna de "la palmera", ubicada frente a la oficial, quedó vacía, sin público.

La tarde no fue la misma, si se toman en cuenta partidos de no hace muchos años atrás en los que escenarios como Jardines por ejemplo, presentaban sus tribunas colmadas ante la visita de un grande.

Lo cierto es que solo 600 hinchas tricolores dijeron presentes en el encuentro de ayer bajo un operativo policial que estuvo a la altura de las circunstancias.

La tarde comenzó de la misma manera en la que terminó para la Policía: tranquila. Desde temprano, los alrededores de Jardines del Hipódromo comenzaron a poblarse de efectivos que custodiaban la zona.

Posteriormente, los fanáticos de Danubio y Nacional empezaban a darle color a las calles en la previa del partido.

Lentamente, los parciales de Nacional comenzaron a llegar hacia el ingreso de la cabecera asignada y allí la Policía empezó a tener más trabajo.

Cacheos, controles y hasta charlas amenas entre los efectivos y algunos hinchas, marcaron el ingreso a la cancha.

"Por acá no se puede pasar señor, tiene que dar toda la vuelta por la otra calle", le dijo un Policía a un hincha tricolor que no se había percatado de su error, pero que muy amablemente le respondió a las autoridades para después tomar el camino correcto.

Pero no todo fue color de rosa en la previa, ya que hubo un detenido antes del partido. Fue un hincha de Nacional que dio positivo en la prueba de espirometría y fue trasladado de inmediato a la seccional policial más cercana.

Mientras tanto, en la vereda de enfrente, los hinchas comenzaban a poblar la cabecera y la platea. En grupos chicos, solos o en barra, los fanáticos ya palpitaban el partido de la quinta fecha del Torneo Clausura con el condimento especial de recibir a un equipo grande en casa.

De un lado y del otro, los hinchas llegaban cantando a las cabeceras, al tiempo que en la tribuna principal el encuentro era esperado con una cuota de análisis.

Es que si ganaba, Danubio quedaba primero. Y así fue. Los de la franja se impusieron 2-1 ante Nacional y accedieron al primer lugar de la tabla que ahora comparten con Peñarol y River Plate.

La alegría de los danubianos significó la tristeza de los tricolores y tras el partido, los hinchas de Nacional debieron abandonar el escenario de manera inmediata para evacuar la cabecera.

Lo hicieron sin problemas y todo transcurrió con absoluta normalidad, más allá de que los fanáticos se fueron masticando la bronca de la tercera derrota en el Clausura.

Del otro lado era todo fiesta. Nadie se quería ir de Jardines del Hipódromo ya que luego de un flojo comienzo de temporada, Danubio repuntó y a pesar de que en la Copa Libertadores no viene bien, ayer quedó como puntero en el torneo local.

Luego del encuentro, el ómnibus que trasladó a Nacional a Los Céspedes se retiró tras la conferencia de prensa de Álvaro Gutiérrez y lo hizo con absoluta normalidad.

Es que los hinchas de Danubio estaban "en otra" y lejos de generar algún inconveniente, rodearon la zona de vestuarios para esperar la salida de sus jugadores. Se imponían los saludos y los aplausos luego de una victoria de estas.

Jardines del Hipódromo no tuvo una fiesta completa en las tribunas, aunque en Danubio quedaron felices y en la Policía también, ya que calificaron de "exitoso" al operativo montado ayer por la tarde.

Los cánticos le pusieron más color a la tarde

n En un escenario como Jardines del Hipódromo, lo pintoresco en muchas ocasiones suele ser el duelo de hinchadas. Y aunque ayer las tribunas no estaban repletas, más de uno dejó la garganta alentando por su equipo. "Hay que alentar hasta la muerte porque yo al bolso lo quiero y lo llevo bien adentro, dentro de mi corazón", cantaban los tricolores, mientras que los danubianos no se quedaban atrás con sus letras: "Muchachos... Traigan vino juega Danubiooo, que esta noche me emborracho, el danú sale campeón". Y así continuó el duelo durante los 90 minutos de juego y más.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)