Eliminatorias

Jara la pasó mal, aunque no tanto

El zaguero chileno fue silbado cada vez que tocó la pelota; al final del partido le pidió perdón a Cavani.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Marcelo Bonjour

La imagen final, de Gonzalo Jara abrazando a Cavani y tapándose la boca para hablarle, fue la frutilla de la torta en una noche maravillosa. La actitud del zaguero transandino sonó a disculpas. Si no, no se hubiera molestado en buscar al delantero celeste al final. Simplemente, se hubiera ido rumbo al vestuario, masticando la bronca como sus compañeros. Y luego Cavani lo confirmó.

En realidad, Jara la pasó mucho mejor de lo que seguramente esperaba en Montevideo. Desde que bajó del ómnibus en la puerta del hotel Sheraton el lunes de tardecita y nadie le dijo ni una sola palabra. Ni un insulto, ni un reproche. Lo mismo sucedió ayer cuando Chile llegó al Centenario. Claro, en ese momento los hinchas estaban pendientes de la llegada de los celestes y además había zona de exclusión que no permitía que nadie se acercara a los visitantes.

Recién cuando los altoparlantes del Centenario anunciaron el número 18 de Gonzalo Jara y su imagen apareció en la pantalla gigante los silbidos inundaron el escenario. En ese momento, el zaguero calentaba en el campo de juego junto a sus compañeros. Las dos hinchadas le dedicaron sus cánticos. Los chilenos coreando su nombre y los locales entonando el "¡Jara se la come!".

Tras los himnos, todos los futbolistas celestes saludaron a sus colegas transandino, Jara incluido.

Lo más difícil que tuvo que soportar el zaguero fue que cada vez que tocaba la pelota o participaba del juego, los silbidos bajaban de las tribunas.

Sin embargo, en los primeros minutos, Jara parecía un poco nervioso. A los 17 minutos perdió dos pelotas seguidas. Un pase largo suyo terminó en los pies de un rival. Y cuando el balón regresó a él y se le fue tontamente afuera.

Tres minutos más tarde una falta de Jara sobre Cavani derivó en los primeros problemas entre jugadores de ambos equipos. Parece que las heridas de la Copa América no estaban tan cerradas.

Esos inconvenientes le costaron a Diego Godín la tarjeta amarilla que lo deja afuera del partido frente a Brasil. Pero el capitán respondió con el primer gol. El que, otra vez, nació de una pelota quieta y que abrió el camino para la goleada celeste.

Mientras Godín todavía festejaba, se besaba el escudo y el estadio se venía abajo, Jara mantuvo una discusión con su compañero Jorge Valdivia. Es que la apertura celeste golpeó fuerte a los chilenos. Cuando el primer tiempo expiraba, Jara y Cavani saltaron en busca de la pelota. Ganó el salteño, que peinó hacia atrás mandando el balón al área chilena, pero no había nadie para recibirla.

Cuando el árbitro colombiano pitó el final de los primeros 45 minutos, resurgieron los inconvenientes entre los futbolistas. El técnico Sampaoli se metió en el tumulto como uno más, mientras uno de sus ayudantes intentaba llevarse a sus jugadores. El técnico, que a esa altura estaba muy sacado, discutió con Cavani y lo insultó varias veces. El que se llevó a su entrenador fue Jara.

La mejor revancha para los celestes y para Cavani fue golear a Chile, una vez más en el Centenario. La gente, que había agotado las entradas 15 días antes, se pasó todo el partido contándole a los chilenos hasta 15, por las copas América ganadas. En la tribuna "Roja" un hincha mostraba una camiseta que rezaba: "con una copa somos felices". Está todo dicho.

Proxima fecha.

Las Eliminatorias sudamericanas regresarán a fines de marzo del año próximo, cuando se dispute una nueva doble fecha. Brasil y Perú son los próximos rivales de La Celeste, que ya podrán contar con Luis Suárez. Los partidos son los siguientes:

Fecha 5: Chile-Argentina, Brasil-Uruguay, Ecuador-Paraguay, Bolivia-Colombia y Perú-Venezuela.

Fecha 6: Colombia-Ecuador, Paraguay-Brasil, Argentina-Bolivia, Venezuela-Chile y Uruguay-Perú.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)