PREMIER LEAGUE

Ivanovic muerde "diferente"

La severa FA ignoró la agresión del defensa serbio y lo eximió de sanción; terminará castigando a los clubes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ivanovic

El polémico comportamiento del lateral serbio de Chelsea, Branislav Ivanovic, el miércoles durante el duelo entre su equipo y Everton quedará sin castigo alguno.

El encuentro ya venía bastante tenso, pero todo comenzó en una falta sobre su compañero Willian, por la cual los jugadores "blues" rodearon al juez para presionarlo en busca de una amonestación. Los jugadores de Everton también se acercaron en grupo para aplacar las protestas y evitar la tarjeta. Uno de ellos era James McCarthy, de 24 años, que sin esperarlo se encontró cómo un brazo lo rodeaba con fuerza por el cuello y lo sacaba del tumulto.

Ivanovic atenazó a su rival y lo tuvo varios segundos inmovilizado. El serbio bajó la cabeza y mordió en la espalda a McCarthy. La imagen no tardó en ser noticia en los principales medios deportivos del mundo, sobre todo por la morbosa casualidad de que fue precisamente él quien sufrió el segundo mordisco de Luis Suárez, y por el cual el salteño fue castigado durante 10 partidos en la Premier League.

La Federación Inglesa de Fútbol (FA, en sus siglas en inglés), se reunió para estudiar el caso y tomó una sorprendente decisión: abrió un expediente a ambos clubes por el descontrol provocado por sus jugadores y les dio hasta el 17 de febrero para presentar alegaciones, algo que todo apunta a que se resolverá con una multa económica. No hubo expediente para el serbio, que en todo momento negó haber mordido a McCarthy. Es cierto que las imágenes no aclaran del todo si llegó a hacerlo, pero lo que parece imposible de negar es que lo intentó. Y más allá del mordisco, resulta extraño una decisión así tan sólo por cómo agarró el cuello de su rival, sobre todo cuando la FA siempre se caracterizó por su severidad contra las acciones violentas. Uno de los últimos ejemplos fue la sanción de dos partidos a Diego Costa por una acción de juego en la que pisó a un rival. La FA interpretó que lo hizo con clara intención de hacer daño y lo castigó.

Es ahí, en la interpretación de la regla, dónde nace la polémica en todos estos casos. Podría ser que los jueces responsables de valorar lo ocurrido con Ivanovic interpretaran sus acciones con McCarthy como un intento de proteger al juez de sus protestas o de evitar otros líos mayores. Esas personas son las mismas que no supieron interpretar que el término "negro" con el que Suárez se refirió a Evra no es en sí mismo un insulto racista y que de hecho es habitual escucharlo en Uruguay entre amigos y familiares. Lo difícil es saber interpretar cada cosa como es.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)