fifagate

Issa Hayatou, el controvertido jefe del fútbol africano

Issa Hayatou, patrón del fútbol africano desde 1988 y presidente interino de la FIFA mientras dure la suspensión de 90 días de Joseph Blatter, es el hombre que ayudó a llevar el Mundial a su continente (Sudáfrica-2010), pero su trayectoria alterna claros y sombras.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: AFP.

El camerunés de 69 años soñó durante mucho tiempo con ser presidente de la FIFA, aunque poco podía pensar que lo iba a conseguir de manera indirecta, provisional y en medio de una tormenta como la que sacude el barco de la Federación Internacional de Fútbol desde mayo, en medio de acusaciones de corrupción y acciones judiciales.

Según los estatutos de la FIFA, Hayatou es el encargado de ser el presidente interino ya que es el "el vicepresidente más antiguo del Comité Ejecutivo". También es el presidente de la Comisión de Finanzas de la FIFA.

"Ocuparé esta función únicamente a título interino. El Congreso extraordinario elegirá el 26 de febrero de 2016 un nuevo presidente y yo no seré candidato a esa elección", insistió Hayatou.

El camerunés es un exprofesor de Deporte, practicante de carreras de medio fondo y de básquetbol en su juventud, pero reconvertido después a la dirección del fútbol.

En los años ochenta pasó por la Federación Camerunesa de Fútbol (Fecafoot), antes de pasar a presidir la Confederación Africana de Fútbol (CAF) en 1988 y de entrar en el Comité Ejecutivo de la FIFA en 1990.

Con Blatter, elegido presidente de la FIFA en 1998, llegó a enfrentarse en las elecciones de 2002, donde el suizo ganó claramente. De contrincantes pasaron luego a aliados.

La FIFA desarrolla las infraestructuras del fútbol africano a través del 'proyecto Goal' y concedió a África su primer Mundial (Sudáfrica-2010), elevando además de cuatro a cinco el número de países del continente en la Copa del Mundo, el torneo estrella.

Escándalos y acusaciones.

En la trayectoria de Hayatou también hay espacio para los escándalos y las acusaciones. En diciembre de 2011, por ejemplo, el Comité Olímpico Internacional (COI), del que forma parte, dictó una sanción contra él por su implicación en el caso de sobornos de ISL, colaborador comercial de la FIFA en los años noventa.

El camerunés había reconocido haber percibido personalmente 100.000 francos franceses (15.244 euros) en líquido de ISL para, según él, financiar las celebraciones del 40º aniversario de la CAF en 1995. Un conflicto de intereses, según estimó la Comisión de Ética del COI.

En junio, Hayatou reconoció a la revista "Jeune Afrique" un pago de 1,8 millones de dólares a la CAF por los cataríes "para poder exponer su proyecto (de candidatura a la sede del Mundial-2022) durante el Congreso" de la CAF en Luanda en enero de 2010.

Otro momento destacado de su presidencia fue la gestión del tiroteo sangriento contra el autobús de la selección de Togo en Cabinda, en la Copa de África de Naciones de 2010. Dos miembros del cuerpo técnico del equipo togolés murieron y el gobierno de Togo decretó el regreso a casa de su selección nacional.

La CAF entró entonces en una polémica al suspender a Togo por "ingerencia gubernamental". Hayatou también acusó a periodistas europeos de "neocolonialismo" este mismo año en la Copa de África en Guinea Ecuatorial, por pedir sanciones contra actos violentos en un partido de semifinales del torneo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)