DE VOLEA

Inocente, pero marche preso

DANIEL ROSA

.

DANIEL ROSA

En tiempos de cambios políticos en la AUF, sería atendible que se reservara algo de la atención para corregir algo que está definitivamente mal desde lo reglamentario como es la decisión de que, culpable o no, un futbolista tenga que cumplir una suspensión automática si es expulsado o denunciado. Este el caso de Gonzalo Bergessio. Hemos visto que se produjeron expulsiones en cancha en las que el tribunal de penas no encontró méritos y ha tipificado, al igual que en el caso del delantero de Nacional (denunciado por una agresión que no se vio), “sin sanción”. Sin embargo, este término es una falacia, porque resulta que el implicado no puede jugar el partido siguiente por la suspensión automática. Esto está mal. Si no hay sanción, no tendría que faltar ningún partido. La automática se instauró hace muchos años porque antes el tribunal se reunía los miércoles, recibía los formularios, evaluaba las denuncias y fallaba al miércoles siguiente, por lo que el futbolista era expulsado un fin de semana y jugaba al siguiente, para cumplir la pena dos semanas después. Eso ya no pasa. Por lo tanto, aquello de que es “inocente, pero marche preso”, debe caducar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)