PEÑAROL

Inicio ideal

Pasaron 12 torneos para que el aurinegro vuelva a arrancar con cuatro triunfos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Gerardo Pérez.

No garantiza nada, pero claro que ayuda. No solo para tener un buen colchón de puntos para lo que sigue, sino también para crecer en confianza como equipo. El arranque perfecto de Peñarol ilusiona, porque se encuentra como único líder del Torneo Clausura y al mismo tiempo porque el equipo encontró solidez defensiva y una base que se repite de memoria.

Cuatro victorias en las primeras cuatro fechas tal vez no parezcan mucho, pero lo cierto es que pasaron 12 torneos para que Peñarol pudiera tener un arranque así. Los cambios de entrenadores y los jugadores nuevos muchas veces llevan a que las primeras jornadas de los campeonatos sean más complicadas de lo habitual.

La última vez que consiguió 12 puntos en las primeras cuatro fechas fue en el Clausura 2012. En esa instancia se dio una particularidad: tuvo tres entrenadores. Gregorio Pérez dirigió solo la primera fecha (triunfo 2-0 ante El Tanque Sisley), pues fue cesado por el flojo inicio en la Copa Libertadores. “Tito” Gonçalves tomó interinamente el equipo en la segunda fecha y derrotó 4-1 a Bella Vista. Luego sí, Jorge Da Silva agarró la posta y superó 4-2 a Cerro Largo y Racing, respectivamente. Ya en la quinta el equipo perdió 3-2 ante Danubio. Aquel Peñarol, a pesar del buen inicio, terminó tercero en la tabla con 30 puntos.

Luego vinieron 11 torneos donde no pudo repetir este copmienzo hasta el actual Clausura. Consiguió siete unidades de 12 en el Apertura 2012, ocho en el Clausura 2013, cuatro en el Apertura 2013, ocho en el Clausura 2014, 10 en el Apertura 2014, 10 en el Clausura 2015, siete en el Apertura 2015, nueve en el Clausura 2016, cinco en el Uruguayo Especial 2016, ocho en el Apertura 2017 y 10 en el Intermedio 2017.

Llamativamente, en los Apertura de los años 2012 y 2015, donde apenas consiguió siete puntos, terminó siendo campeón.

Ahora, en busca de la quinta victoria, justo el calendario marca que se viene el clásico. Con la necesidad no solo de ganar para seguir en la cima, sino también para cortar la racha de tres años (12 encuentros) sin poder vencer a Nacional.

“Nunca ha estado sobre la balanza eso. Siempre hemos tenido la idea de salir a ganar los partidos. La mayoría de los jugadores han jugado clásicos en otros países, así que es un momento que no les va a pesar como tampoco les pesó a los jugadores del campeonato pasado”, anticipó Leonardo Ramos , quien recalcó que “los clásicos no se juegan, se ganan”.

El inicio perfecto de Peñarol, 12 torneos después, se cruza con el partido clásico. Un triunfo puede resultar decisivo para estirar la ventaja en la tabla y conseguir un empujó anímico para la recta final del Uruguayo.

Las claves.

- Defensas: Para este Clausura, Ramos cambió el arquero y lo cierto es que hasta ahora Kevin Dawson demostró un buen nivel: seguro y con atajadas decisivas. Luego estableció una línea de cuatro que ya se repite de memoria: Guillermo Varela y Lucas Hernández por las bandas y Fabricio Formiliano y Ramón Arias en la zaga. Solo les convirtieron un gol en el certamen.

- Volantes: Walter Gargano y Guzmán Pereira conforman el doble cinco que a esta altura ya parece inamovible. El “Cebolla” Rodríguez, por izquierda, fundamental. Por derecha han alternado y tal vez por ahí pase la gran duda para el clásico: Diego Rossi es el gran favorito, pero Fabián Estoyanoff y Mathías Corujo mostraron buenas intenciones por ese sector.

- Delanteros: Maximiliano Rodríguez marcó dos goles, pero además viene siendo figura. Se mueve por todo el frente de ataque y también retrocede cuando el equipo lo necesita. Lucas Viatri, en tanto, no pudo convertir hasta el momento, pero viene siendo importante con el trabajo que realiza pivoteando para sus compañeros y arrastrando marcas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)