En Avellaneda

Un ingreso difícil para los hinchas "bohemios"

Hora 16:00. Pleno Obelisco de Buenos Aires. Hora "pico", con gente y autos por todos lados, como es tradicional en la capital argentina, casi que a cualquier hora. 

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Hinchas de Wanderers en el Cilindro de Avellaneda. Foto: Juan Pablo Romero

Sobre la 9 de Julio, un grupo de 500 hinchas de Wanderers (otros 300 llegaron de forma particular al Cilindro) se reunieron para salir juntos hacia Avellaneda, para presenciar el partido ante Racing, el que finalmente terminó con eliminación de Wanderers de la Libertadores.

Con un operativo de seguridad infernal y planificado, con guardias policiales en autos y camiones que custodiaban la hilera de ómnibus de hinchas "bohemios", que llevaban, además, familiares de varios futbolistas del plantel —como del "Mago" Santos, Nicolás Albarracín, Santiago Martínez o Santiago Bellini, entre otros—, y que cortaban todas las avenidas para dejar el libre pasaje de todos los albinegros, los hinchas llegaron una hora antes al escenario.

La proximidad con la hora del inicio del partido con la que llegaron los hinchas (la gran falla que tuvo el operativo) hizo que los ómnibus —en su mayoría, con los "bohemios" cantando— se encontrarán a unas cuadras del Cilindro con los fanáticos de Racing, que caminando llegaban al partido. Fue en ese momento que varias piedras de gran tamaño, cajones y demás elementos que pudieran ser tirados, impactaron sobre los ómnibus. Tres de los seis sufrieron las consecuencias con algunos vidrios rotos, pero sin pasar a mayores.

La salida fue de la misma forma que empezó la tarde: con mucha tranquilidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)