EN WEMBLEY

Inglaterra 2-Dinamarca 1: Los ingleses son los justos finalistas, pero con polémica

Damsgaard marcó la ventaja danesa, empató Kjaer en contra y Harry Kane, en el rebote de un penal dudoso, anotó ya en la prórroga el gol de la victoria.

Inglaterra vs. Dinamarca
Schmeichel ya le detuvo el penal a Kane, que no falló en el rebote. Foto: AFP

El VAR fue otra vez el protagonista. Inglaterra venció 2-1 a Dinamarca en la prórroga de la semifinal y se clasificó a la final de la Eurocopa —donde el domingo enfrentará a Italia— pero rodeado de la polémica. El tanto del triunfo llegó en la prórroga y fue producto de un penal muy polémico.

Luego de haber sido superior durante los 90 minutos pero no haber podido romper el empate 1-1, Inglaterra terminó imponiéndose en Wembley por un gol de Harry Kane a los 103 minutos que le permitió igualar con 10 tantos al histórico Gary Lineker en la suma de conquistas entre Copa del Mundo y Eurocopa. Pero vayamos por partes.

La cosa no empezó bien, porque Dinamarca se mostró desafiante en los primeros minutos, llegó con peligro y concretó el 1-0 con un golazo de tiro libre convertido por Mikkel Damgaard a los 30'. Entonces llegó la reacción inglesa.

Fue el primer gol que recibió en la competencia el seleccionado de Gareth Southgate, ya que había ganado su serie con dos triunfos y un empate sin goles, en octavos de final eliminó a Alemania 2-0 y en cuartos a Ucrancia por un contundente 4-0.

Recién luego de estar abajo en el marcador reaccionó Inglaterra, que se había mostrado demasiado conservadora. Y una vez que se embaló, metió a Dinamarca en su campo. A los 39' Saka invadió por derecha, mandó el centro rastrero al área chica y Simon Kjaer (el capitán danés que se hizo famoso por la valentía y calma con la que actuó para mantener respirando a Christian Eriksen el día que sufrió el infarto en pleno partido) metió la pelota en su propio arco tratando de evitar que anotara Sterling, quien llegaba a sus espaldas.

Inglaterra siguió yendo y asediando el área danesa, pero no lo consiguió porque su rival se paró firme. Sin embargo, parecía difícil que lograra mantener el empate. Lo hizo durante los 90', pero en la prórroga llegó el penal sancionado por el árbitro y ratificado por el VAR. No pareció que hubiera contacto, pero tampoco es claro que no lo tocó.

La cuestión es que Harry Kane se paró detrás del balón y disparó, pero Schmeichel se lo detuvo. Sin embargo, el gran goleador del Tottenham tomó el rebote y convirtió el 2-1 que valió el pasaje a la final.

El domingo, a las 16.00 de Uruguay, Italia e Inglaterra definirán la Eurocopa. Es justo, porque han sido los dos mejores equipos del torneo. Los italianos irán por su segunda consagración, ya que solo ganaron la de 1968, mientras que los ingleses nunca han obtenido el título, por lo cual intentarán hacer historia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados