EN EL CENTENARIO

Indomable

Peñarol empezó perdiendo el clásico y lo dio vuelta para ser campeón. 

Foto: Fernando Ponzetto.
Foto: Fernando Ponzetto.

Peñarol festeja su bicampeonato uruguayo, que bien merecido lo tiene. De eso no hay dudas. Disfruta de algo que no lograba hacía 21 años luego de haber ganado 2-1 en alargue la primera final a Nacional, lo que le fue suficiente por la ventaja deportiva de haberse adjudicado la Tabla Anual.

Este domingo el equipo dirigido por Diego López concretó una consagración que meticulosamente trabajó principalmente durante el último semestre, justamente desde que “Memo” se hizo cargo del equipo. Los méritos aurinegros no estuvieron tanto ayer, sino antes, al conseguir descontar (como en 2017) una larga diferencia que le llevaba Nacional en la Anual y superarlo justo una fecha antes del final.

La victoria mirasol en el Centenario fue simplemente la confirmación de la diferencia anímica que se dio a lo largo de todo el año entre ambos equipos. No es casualidad que de los cinco clásicos disputados Nacional no haya ganado ninguno. No es casualidad tampoco que mientras Peñarol remontó tantísimos resultados o consiguió victorias in extremis en las últimas fechas, el tricolor sufrió reveses en el plano local e internacional.

La diferencia en la fortaleza anímica entre uno y otro quedó reflejada una vez más en la manera que ambos asimilaron los contratiempos.

El tricolor volvió a ponerse en ventaja antes, como ya lo había hecho en el clásico del Clausura. Entonces fue Sebastián Fernández quien, a los 52’, marcó el 1-0. Esta vez fue Matías Zunino el que empujó un centro (como aquella vez) del “Chory” Castro y lo hizo a los 47’. Sin embargo, Peñarol absorbió una vez más el golpe.

López reaccionó rápido, mandó a la cancha a Maxi Rodríguez primero y al “Lolo” Estoyanoff luego y le dio otra profundidad al carbonero. Peñarol se rebeló ante la adversidad, algo que no supo hacer el tricolor cuando le empataron, aunque también lo pudo haber sacado de foco la incidencia arbitral.



Polémicas. Tan claro como el penal que Alfonso Espino le cometió al “Toro” Fernández ya en tiempo de prórroga, fue la posición adelantada de Carlos Rodríguez cuando fue a buscar el centro de Estoyanoff que generó el 1-1 convertido por “Tito” Formiliano. Y esa incidencia fue clave, porque un gol que no debió haber sido concedido terminó transformándose en un golpe mortal para la moral tricolor.

Luego hubo otras polémicas, como un supuesto agarrón del propio Rodríguez a “Papelito” Fernández que no es tan claro o una mano al inicio mismo del partido de Formiliano que es totalmente casual y que Fedorczuk no sancionó en forma correcta.

Tampoco Nacional debe caer en el facilismo que perdió solo porque los árbitros se equivocaron. Centrarse en eso sería un gran error pensando en el futuro.

Su pecado no fue haber perdido ayer por más perjudicado que resultó, sino haber dejado pasar innumerables situaciones propicias para abrochar la Anual e incluso el Clausura, lo que le habría permitido ser campeón sin jugar finales. Esa misma fragilidad emocional fue la que le impidió seguir en la Copa Sudamericana, porque fue un equipo helado contra Fluminense jugando en el Parque Central, sin reacción luego de haber recibido el gol.



El partido. Los dos jugaron con sistemas espejo: 4-4-2. Los técnicos aseguran que, cuando ambos equipos tienen la misma propuesta, la diferencia la hacen las individualidades. Y desde ese punto de vista Nacional se impuso. Los zagueros se impusieron a los delanteros aurinegros, el mediocampo controló la pelota, los laterales no fueron desbordados y los delanteros generaron más llegadas. Saltando líneas, con envíos largos, el tricolor fue más práctico y generó mayores situaciones de gol, pero volvió a fallar en la concreción y ese fue otra vez su pecado, porque debió haberse ido en ventaja al descanso.

Peñarol reaccionó luego de estar abajo, cambió su figura táctica porque adelantó al “Cebolla” Rodríguez y armó un rombo, con Gargano jugando por delante de los zagueros, y con Estoyanoff jugando prácticamente de puntero.

Para peor, Nacional perdió por lesión a su mejor jugador. Rolín había anulado al “Toro” Fernández y luego que salió, a él fue que Espino le cometió el penal que el “Cebolla” transformó en el gol del título de Peñarol, ese que mereció porque no hizo las cosas mejor solo en un partido, sino en todo un semestre.

Fabricio Formiliano en el clásico Nacional vs. Peñarol
Foto: Gerardo Përez
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)