COPA LIBERTADORES

Independiente pedirá los puntos ante Santos por alineación indebida de Carlos Sánchez

El "Pato" había sido suspendido por tres fechas luego de una expulsión con River Plate en 2015.

Carlos Sánchez en el partido de Santos contra Independiente. Foto: AFP
Carlos Sánchez en el partido de Santos contra Independiente. Foto: AFP

Independiente protestará el partido de ayer con Santos por la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores . En el encuentro, que finalizó igualado sin goles, jugó el uruguayo Carlos Sánchez. El club de Avellaneda presentará un escrito ante la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) en el que fundamentará que el futbolista uruguayo acarreaba una suspensión para partidos internacionales de cuando jugaba para River.

En efecto, Sánchez fue expulsado el 26 de noviembre de 2015, durante el partido que disputaron Huracán y River en el estadio Tomás A. Ducó. Recibió la tarjeta roja por haber agredido a un alcanzapelotas. Según pudo reconstruir La Nación, la Conmebol lo suspendió por tres partidos, en un fallo que se confirmó 23 días después, es decir, el 19 de diciembre de aquel año.

Sin embargo, el ente rector del fútbol sudamericano dispuso en 2016 una amnistía para todos los futbolistas sancionados que consistió en la rebaja de todas las penas a la mitad. Aún así, y siempre según los registros oficiales, a Sánchez (que entre 2016 y 2018 militó en Monterrey, de México) le quedaba por cumplir una fecha en competencias organizadas por la Conmebol. Ese es el principal motivo que aducirá el club de Avellaneda para que la Unidad Disciplinaria le otorgue el triunfo en el partido de ida por 3-0, tal como ocurrió hace una semana con San Lorenzo y Deportes Temuco, de Chile, en la Copa Sudamericana.

"Las suspensiones de un año tienen hasta tres años para prescribir. En el caso del castigo disciplinario contra Sánchez, el plazo es de seis años", informó una fuente al tanto de la situación. Eso mismo es lo que establece el artículo 78 (inciso c) del Reglamento Disciplinario de la Conmebol. El mismo documento, en su apartado 19, establece que "cualquier equipo por cuya responsabilidad se determine el resultado de un partido, se considerará como perdedor de ese encuentro por 3-0". Independiente tiene plazo hasta las 24 horas posteriores al final del partido para interponer su reclamo ante la Conmebol. Una vez iniciado el expediente disciplinario, Santos tendrá la oportunidad de efectuar su descargo. Y la Unidad Disciplinaria deberá fallar antes del partido de vuelta, previsto para el próximo martes en el Estadio Pacaembú de San Pablo.

La postura de Santos.

En cuanto la Conmebol habilite al club paulista a hacer su descargo, desde Brasil dirán que la ficha de Carlos Sánchez en el sistema Comet (utilizado por Conmebol para habilitar jugadores por internet) "no tiene ninguna suspensión pendiente". El problema radica en que el sistema recién empezó a usarse en 2016. Y la sanción a Sánchez se rubricó a fines de 2015. Por lo tanto, lo más probable es que el sistema no haya sido actualizado con los castigos anteriores a su implementación. Es más, Sánchez pudo disputar el Mundial de Clubes de 2015 con la camiseta de River luego de que la propia Conmebol lo aclarara a fines de ese año mediante un comunicado. Su sanción para partidos de torneos sudamericanos, entonces, estaba vigente.

Conmebol abrió un expediente disciplinario de oficio contra Santos por la alineación de Sánchez.

La Conmebol informó que inició un expediente de oficio contra Santos por el "caso Carlos Sánchez". La Unidad Disciplinaria esperará el descargo del equipo brasileño para emitir un veredicto, que deberá concretarse antes del encuentro de vuelta de los octavos de final de la Copa Libertadores, previsto para el próximo martes en el estadio Pacaembú, de San Pablo.

Según pudo averiguar La Nación, el expediente se abrió para que el tribunal investigue la posibilidad de una alineación indebida del uruguayo, que tenía una fecha de suspensión pendiente de cumplimiento. De acuerdo con los registros de la confederación continental, el mediocampista uruguayo recibió una sanción de tres partidos el 19 de diciembre de 2015, cuando todavía vestía la camiseta de River. Luego emigró a Monterrey (México), y su castigo quedó pendiente. La "Medida de Gracia" de la Conmebol disminuyó a la mitad la sanción original, por lo que al uruguayo le quedaba una fecha, que debió haber cumplido ayer, en el partido contra Independiente.

Sin perjuicio del resultado que arroje la investigación iniciada de oficio, el club de Avellaneda mandará en las próximas horas su propio reclamo, en el que fundamentará las razones por las que Sánchez no debió haber jugado el partido. El reglamento establece que en casos como estos el club perjudicado por la alineación indebida pasará a ganar el encuentro por 3-0.

"La CONMEBOL informa que la Unidad Disciplinaria de la CONMEBOL inició un procedimiento disciplinario de oficio al SANTOS FUTEBOL CLUBE por la presunta comisión a las infracciones de los Artículos 7.2 f), 7.2 j) y 19 del Reglamento Disciplinario de la CONMEBOL"., dice el comunicado oficial.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º