EN ARGENTINA

Independiente 1 - Fénix 0: el Rojo mostró su poderío y el albivioleta no pudo sorprender

Un gol de Silvio Romero terminó de sentenciar la clasificación para el conjunto argentino tras un global que terminó 5-1.

Silvio Romero y Camilo Núñez disputan la pelota en el Independiente-Fénix. Foto: AFP.
Silvio Romero y Camilo Núñez disputan la pelota en el Independiente-Fénix. Foto: AFP.

Un milagro. Eso era lo que precisaba Fénix para avanzar a la próxima fase de la Copa Sudamericana. Es que no solo se enfrentaba al 4-1 sufrido como local, también lo hacía a un equipo como Independiente que tiene experiencia en estas definiciones y que mostró ser ampliamente superior.

Es cierto que la diferencia fue menor en la vuelta, pero fue suficiente para que el Rojo de Avellaneda estire la ventaja en el resultado global (5-1) y sentencie la clasificación a los cuartos de final donde se medirá con Lanús.

Obligado a convertir, el equipo de Juan Ramón Carrasco intentó salir a jugarle de igual a igual al elenco de Lucas Pusineri y pese a que hubo intentos, el arco de Milton Álvarez pasó poco peligro.

A eso hay que sumarle que Independiente sacó su chapa de candidato y abrió el marcador cuando iban 25 minutos de juego y gracias a una buena jugada colectiva que terminó en gol del delantero Silvio Romero.

¿Podía estar más cuesta arriba la serie para Fénix? Sí. Y lo estuvo a partir de los últimos minutos del primer tiempo luego de que el VAR revisara una infracción de Fernando Souza y el árbitro principal cambiara la amarilla por roja para el zaguero albivioleta.

El complemento se jugó prácticamente en el campo de juego del equipo de Capurro y las chances para los locales se fueron acumulando una a una, aunque Guillermo de Amores o la falta de puntería del Rojo evitó que la diferencia sea mayor y de hecho el propio Silvio Romero estrelló una pelota en el horizontal tras un remate a colocar.

Está claro que en la previa se podía presagiar que a Fénix le había tocado uno de esos rivales que siempre se buscan evitar: un grande y además Independiente, reconocido como el Rey de Copas.

La diferencia fue mucha y se terminó notando en la cancha. Para el albivioleta solo queda cambiar el chip, volver a lo local y luchar, una vez más, por volver al plano internacional.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados