SEBASTIÁN ABREU

"Ya estaba incómodo en Nacional"

El “Loco” se va al Aucas sin una pizca de rencor: “Gutiérrez fue claro conmigo, tenía el plantel armado”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sebastian Abreu. Foto: Agustín Martínez

Tuvo que volver a hacer las valijas. No quería, ni lo imaginó, pero el fútbol tiene estas cosas. Suena el teléfono y cae una posibilidad. Y así fue. En medio de una semana que volvió a tenerlo como protagonista, y como dice él, "sin comerla ni beberla".

Es que el "Loco" Sebastián Abreu parece que no es consciente de lo que despierta su sola presencia en Nacional, el club que lleva en la piel.

"¿Por qué me voy? Y... dada la realidad y las circunstancias, no quedaba otra. Además, porque me pidió el entrenador del Aucas, y eso me decidió a irme. (Álvaro) Gutiérrez fue claro desde el principio. Él se basa en un grupo, en un equipo que le dio un título, el primero en su carrera como entrenador y eso es entendible. Y creo que con la eliminación de la Copa, las posibilidades de jugar iban a ser mínimas. Se dio esto del Aucas y me entusiasmó, esa es la verdad. Van a ser dos meses y medio nada más, pero voy a jugar entre 16 y 17 partidos, voy a tener ritmo y a competir en una liga muy exigente. Me va a venir bien", dice mientras repasa todo lo que tiene que llevar y vuelve a mirar los papeles ya prácticamente con un pie en el avión para viajar a Ecuador.

La del Aucas será una nueva experiencia. Será el vigésimo primer club en su carrera desde aquellos primeros partidos en Defensor, allá por 1994. Después su eterno peregrinar por el mundo, siempre como protagonista y goleador. San Lorenzo de Almagro, Deportivo La Coruña, Gremio, Tecos, Nacional (2001-2003-2004-2013-2015), Cruz Azul, América, Dorados, Monterrey, San Luis de Potosí, Tigres, River Plate argentino, Real Sociedad, Beitar Jerusalén, Aris Salónica, Botafogo, Figueirense, Rosario Central y a partir de mañana, Aucas de Quito. Y otra vez con la "13" en la espalda, como lo ha hecho a lo largo de su interminable carrera.

Abreu, a sus 38 años, explica otra de las razones que le llevaron a decir sí a la propuesta ecuatoriana. "Es que ya estaba incómodo en Nacional. Incómodo por la situación que me tocó vivir. No podía hablar. ¿De qué iba a hablar, si no jugaba? Pero todos los días era lo mismo, se repetía la misma historia: ¿juega Abreu? ¿Por qué no juega? Todos los días le hacían la misma pregunta al técnico y a los dirigentes. Ya no daba para más, por eso acepté este desafío", dice con total sinceridad.

Se va, pero tiene pasaje de ida y vuelta. Porque el "Loco" quiere volver a Nacional. "En junio regreso, espero que sea ya con Nacional Campeón Uruguayo, y ahí voy a poder empezar de cero y a la par de mis compañeros. Muchos van a terminar sus contratos, algunos se irán al exterior y se va conformar un grupo nuevo. Yo tengo contrato hasta diciembre. Y espero ser contemplado por quien esté. Y espero llegar en igualdad de condiciones y con las mismas armas que los demás", dice esperanzado, mientras termina de anotar lo que va a llevar en el equipaje.

"Me voy solo. Son dos meses y medio nada más. No da para mover a toda la familia. Mis hijos ya empezaron el colegio y sería toda una movida trasladarse con todos. Además allá en Quito hay varios uruguayos. Tabaré Silva y Traversa están en Deportivo Quito, Ramón Silva y el profe Jorge Hernández son los técnicos del Aucas, así que supongo que voy a estar bien, acompañado de uruguayos", dice.

Abreu habla. Y se nota ilusionado con este nuevo paso en su carrera. "Buscaban un 9 porque se lesionó un delantero paraguayo y quedaron sin un punta de experiencia. Necesitaban un jugador confiable y que estuviese en condiciones, listo para jugar. Sé que el profesor Hernández habló de mí, es quien me entrena cuando estoy solo, y supe que Gregorio (Pérez) fue consultado y me dio para adelante. Dijo que había actuado muy bien en la Argentina, que había rendido en Central. Así que cuando me llamaron del Aucas tenían claro cuál era mi situación. Voy con una ganas bárbaras. Y soy de los que no subestima ni a las ligas ni los equipos. No entro en el análisis fácil. Voy a un club que me necesita, y eso es lo que valoro. que me vinieron a buscar. El martes (mañana) me presentan en conferencia de prensa. Me iba a ir el lunes, pero conseguí un vuelo directo Lima- Quito. ¿La altura? En México me adapté perfectamente. Además no es que todo el equipo tenga que adaptarse, voy a ser solo yo. Espero poder descubrir por qué los jugadores del Pacífico tienen ese trato de pelota... voy a ir a un fútbol que no conozco. Acá no entraba en los planes del entrenador. Ya tenía el plantel armado. Él siempre fue impecable conmigo. Las cosas estaban claras. Me dijo que tenía otras prioridades. Ojalá regrese con Nacional campeón y pueda jugar las dos Copas. Ojalá...".

Gregorio le dio para adelante

"Tengo la esperanza de que Sebastián se adapte a la altura y a todo lo que es Quito para que se quede hasta fin de año", admitió Ramiro Gordón, administrador y principal de Sociedad Deportiva Aucas, que busca sacudir el ambiente con la llegada de Abreu "un hombre que será taquilla y muy importante para el plantel".

Aucas hoy está último en la tabla de posiciones, y tiene esperanzas de recuperarse con la llegada del "Loco".

El cuerpo técnico está integrado por dos uruguayos, Ramón Silva, y el profesor Jorge Hernández, quien tuvo mucho que ver con la llegada de Abreu. "Es mi entrenador cuando llego a Montevideo y al conocerme, ya fue muy importante, pero también dio buenas referencias Gregorio (Pérez) que tiene amistad con Ramón Silva y le dijo que estaba bien, que había hecho una buena temporada en Rosario Central", aseguró el "Loco", que ya mañana será presentado oficialmente como el nuevo gran refuerzo del Aucas de Quito.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)