NACIONAL

Incoherencia en el manejo del equipo

Los principales referentes tricolores afirman que la prioridad es el Uruguayo, pero el técnico parece guardarse lo mejor para la Copa Libertadores.

Eduardo Domínguez
Eduardo Domínguez. Foto: Gerardo Pérez

“A confesión de partes, relevo de pruebas”. Se trata de un axioma jurídico, pero que puede utilizarse en cualquier ámbito y el fútbol por supuesto que es uno de ellos. Nacional tiene una prioridad y es ser campeón uruguayo. Y no es una mera especulación periodística, sino que tres de las cuatro personas más importantes de la institución lo confesaron públicamente la semana pasada mientras estaban en Venezuela. Previo al debut en la Copa Libertadores, el presidente José Decurnex primero, el capitán Esteban Conde luego y el técnico Eduardo Domínguez por último expresaron que la prioridad pasa por ganar el torneo local. Iván Alonso nada dijo porque no declara. Cortar la racha ganadora de Peñarol es lo fundamental, entre otras cosas porque además significa la clasificación a la Libertadores del 2020 (vital para las arcas) y porque hay conciencia de que aspirar a ganar el máximo torneo continental de clubes es algo prácticamente irrealizable por las diferencias existentes con las grandes potencias.

De la mano de esto viene que, pensando en la doble actividad y en el partido del martes ante Atlético Mineiro, Domínguez rotó el plantel. Entonces cabe preguntarse: ¿si el Uruguayo es la prioridad, el que jugó ayer fue el equipo A? Si lo fue, la preocupación debe ser más grande todavía. Da la sensación que no, porque Zunino, Arzura, Viña y el “Chory” han tenido mejores rendimientos que quienes jugaron ayer. Entonces no parece muy coherente el manejo del equipo. La buena del DT es su valentía, esa que ayer lo llevó a hacer los cambios para revertir una derrota segura.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)