DEFENSOR SPORTING

Incertidumbre

Gonzalo Bueno descansa en Punta del Este, mientras espera que se defina su futuro. "Estoy muy agradecido con Defensor Sporting y nunca lo olvidaré", dijo el "Zorrito".

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Fernando Ponzetto

Gonzalo Bueno, el jugador del que más se habla por estas horas está en Punta del Este, descansando junto a su novia Agustina. Ella, estudiante de odontología, justo tenía receso en la facultad y pudo acompañarlo. Ambos disfrutan de largas caminatas, de la piscina climatizada del hotel y de salir a comer afuera, intentando no pensar mucho en el futuro.

“La decisión que tome es personal y no me importa el que dirán. Pero por estos días no quería hablar de Nacional, más que nada por respeto a Defensor, al club y a mis compañeros, sobre todo después de la final”, aclaró el delantero. “Obvio que no tendría problema en volver a Nacional. ¿Cómo no voy a querer volver al club que me formó, en el que estuve más de diez años de mi vida y del que soy hincha? Esa es la realidad”, admitió sin embargo.

“Sé que puedo ser cuestionado si voy a Nacional, porque es el que va a definir el campeonato con Defensor, pero estoy tranquilo porque en Defensor di todo. Le estoy muy agradecido a Defensor y pase lo que pase no lo voy a olvidar”, agregó Bueno quien pretende que su futuro se resuelva lo antes posible.

“Le di unos diez días de plazo a mis representantes para saber qué propuestas tienen del exterior para analizarlas bien y tomar una decisión. Saber si me voy o si me quedo ya sea en Nacional o en Defensor Sporting, con quien podría renovar, aunque lo veo más complicado. Sobre todo porque apuesta mucho a los juveniles formados en el club. Creo que de repente Nacional podría llegar a un acuerdo con Patriotas por un porcentaje menor de la ficha”, explicó sobre el club colombiano al que pertenece su ficha y que pretende vender parte de la misma.

REVANCHA.

“A mí no me desagrada ninguna de las posibilidades. Me gustaría tener una revancha en el exterior. Nunca estuve en un país donde me sintiera a gusto y eso influyó mucho. Me gustaría tener una revancha afuera, pero tampoco me desagrada seguir sumando minutos acá y quedarme hasta fin de año, ya sea en Nacional o en Defensor Sporting. Capaz que no estaría mal quedarme para después dar otro salto al exterior”, aseguró el “Zorrito”, quien quiso aclarar lo que pasó en la final con los Acevedo cuando fue sustituido por Ayrton Cougo.

“Fue una calentura del momento y nada más. Tenía las pulsaciones a mil y la adrenalina al máximo. Quedaban 25 minutos y el partido se estaba poniendo lindo. Sentí bronca porque me sacaban y me la agarré con Alejandro que fue el que se me acercó. Las puteadas fueron con él, porque Eduardo estaba de espaldas. La verdad dije tantas cosas que ya ni me acuerdo”, contó quien luego pidió disculpas.

“Yo me tuve que quedar porque fui al control antidoping y cuando llegué al Franzini ellos ya se habían ido. Después los llamé por teléfono y les pedí disculpas. Me equivoqué y lo reconocí. Por suerte lo entendieron”, relató. “Tanto con Eduardo como con Alejandro tengo la mejor relación. Son un cuerpo técnico espectacular y estoy muy agradecido con ellos. Eduardo es uno de los mejores técnicos que tuve. Si hoy estoy en este nivel es por ellos. Eduardo confió en mi y yo le respondí”, afirmó quien no sólo reconce al técnico, sino también a Defensor Sporting.

“El club podía haber optado por otro jugador. Defensor es un equipo que tiene todo y una vidriera muy buena. Todos quieren jugar en Defensor”, contó quien por primera vez estuvo en otro club que no fuera Nacional en Uruguay.

VIOLETA.

“Me adapté muy rápido porque todos me hicieron sentir muy bien. Los utileros, las cocineras, son todos unos fenómenos y me hicieron sentir en mi casa. También los compañeros, porque más que alguna joda, nunca me nombraron a Nacional ni me crearon alguna polémica”, contó sobre lo que encontró en tiendas violetas.

“Con el tiempo me fui soltando y haciendo amigos. Incluso con Matías (Cabrera) con quien había jugado en Nacional la relación fue otra, creció. Me llevo amigos y recuerdos de un año magnífico que nunca voy a olvidar”, enfatizó Gonzalo a quien le costó mucho despedirse de los funcionarios del Franzini el domingo pasado.

Gonzalo y Agustina se quedarán hasta mañana en Punta. Cada vez que salen a dar una vuelta algún hincha le pregunta al futbolista si va a volver a Nacional. “Los jugadores estamos muy expuestos. Como el tema salió mucho a la prensa, me lo preguntan sí. También mis amigos están todo el día preguntándome qué sale”, contó sobre su barra, los del liceo y del Buceo donde se crió. La mayoría son de Nacional, pero hay un par de “manyas”, según contó. “Los de Nacional son los más intensos preguntando porque les gustaría que volviera”.

SABER MÁS

Aprendió otra posición

Bueno reconoce que no sólo recuperó su nivel futbolístico en Defensor Sporting, también aprendió a jugar en otra posición. “Crecí mucho, Eduardo me dio mucha confianza y además me enseñó a jugar en otra posición. Me puso de segunda punta y me sirvió porque ahora tengo otra variante. Puedo jugar por afuera y también por dentro atrás del 9”, contó.

SABER MÁS

En la pieza de los "Zorros"

En el Franzini Bueno concentraba con Mathías “Zorrito” Súarez, Facundo Castro, Gonzalo Carneiro y Mathías Zunino. “Pero con todos me llevé muy bien, el grupo es muy unido en Defensor Sporting y me duele dejarlo. Pero en las decisiones también pesa lo económico, sino uno se quedaría siempre en Uruguay”, dijo el “Zorrito”.

SABER MÁS

Rusia: fue imposible negarse

De sus tres pasajes por el exterior donde se sintió mejor fue en Estudiantes, por más que se lesionó y jugó poco. Hoy reconoce que cuando se fue a Rusia debió pensarlo más. “Me servía a mí y a Nacional, fue una decisión en conjunto. No se podía dejar pasar. No me arrepiento, lo económico fue bueno, pero debí esperar otro destino”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)