PEÑAROL

Ignacio Ruglio: "Hay que terminar con los errores de los últimos 20 años"

El actual consejero volverá a presentarse a las elecciones de Peñarol y dijo que prefiere no hacer alianzas para no tener que pagar luego los votos de grupos que no comparten sus ideas.

Ignacio Ruglio sobre las elecciones en Peñarol.
Ignacio Ruglio será candidato en las elecciones de Peñarol.

Ignacio Ruglio, que confirmó días pasados que integrará con Álvaro Queijo la fórmula presidencial que se presentará en las elecciones de Peñarol, remarcó que no tiene intenciones de formar alianzas políticas, aunque eso pueda volver a costarle caro. El actual consejero aurinegro dijo que no está dispuesto a unirse con sectores que no compartan las ideas de su sector, porque "después se pierde un año negociando con aquellos que reclaman una delegación o una gerencia porque aportaron 300 votos".

Días atrás, en el programa de Directv "Oro y Carbón", Ruglio remarcó que está convencido que Peñarol tiene que cambiar su manera de actuar en la cúpula directriz, en virtud de que los procedimientos de los últimos 20 años no fueron positivos ni en el terreno local ni en lo internacional.

En ese sentido, Ruglio marcó con claridad su pensamiento: "Hay que terminar con los errores de los últimos 20 años, que son repetidos y son un modus operandi, para nosotros equivocado. Algún día se va a demostrar que con el club conducido de otra forma se puede apostar a cosas muy diferentes a las que tenemos hoy en día".

Justamente, Ruglio defendió su alejamiento de la función que tenía en la Comisión de Pases y Contrataciones, por decisiones que no comparte. "La dejé la comisión de pases y contrataciones, Eduardo Barbieri hizo lo mismo en la Comisión de Fútbol, porque vemos que vamos de nuevo hacia la misma pared y vamos a chocar de nuevo con lo mismo. Cuando vos traes 10, 11 o 14 jugadores y muchos vienen para ser segundo o tercer suplente, los juveniles que vienen levantando vuelo muchas veces se preguntan cuándo voy a llegar al Primero de Peñarol, sus padres también y sus contratistas también. Algún lateral derecho puede ver que hoy hay cuatro en ese puesto, y alguno vino para ser segundo o tercer suplente. Ahí empieza todo el mundo de la política, los que te votaron, que te paran y te preguntan 'por qué te fuiste', y respondo porque es la única forma en la que tengo para demostrar que no estoy de acuerdo. Si me quedo cuando que traen once o doce jugadores y solamente critico ahí adentro, esos mismos socios me pueden parar para decirme que fui parte".

Para el consejero aurinegro esta política de tanto cambio se mantiene, de manera equivocada en el puesto de entrenador. En ese sentido, primero consideró que el "cargo de técnico, y más de Peñarol, no es fácil para nadie. Simplemente, si fuese por haber sido un buen jugador o por haber sido un ídolo mundial que se tuviera éxito muchos técnicos lo lograrían, pero han quedado por el camino. Lo que se debe hacer es darle respaldo, darle confianza, hay que confiar por primera vez en muchísimos años de Peñarol a un proceso real y no la sanata típica de los procesos. Es inevitable que Peñarol te requiera ganar fin de semana tras fin de semana, pero a veces las cosas requieren un tiempo y hay que saber esperarlo".

Ruglio también opinó que "la experiencia de estos 20 años nos ha dado muestras de que esos cambios son malos, hemos cambiado treinta y pico de técnicos y nada ha cambiado.No nos ha dado resultados a nivel local, donde en 20 años hemos tenido resultados muy pobres para lo que era nuestra media de campeonatos uruguayos y los clásicos, y tampoco a nivel internacional, donde está clarísimo que han sido los peores 20 años de nuestra historia. En algún momento habrá que confiar en alguien para un tiempo más prolongado y para eso vamos a precisar un presidente o directivos que salgan a la calle que pongan el pecho a las balas y cuando el cajero del supermecado o el cliente le diga 'echa a fulano', que se responda que no, que estamos convencidos que hay que esperarlo".

El consejero carbonero entiende, también, que la gran responsabilidad le cabe al presidente del club y explicó: "Yo soy presidencialista por naturaleza, le ha tocado a otros presidir, ojalá algún día nos toque a nosotros y ese día voy a reclamar lo mismo que hice cuando el presidente era Juan Pedro (Damiani) o ahora Barrera. Los destinos del barco los dirige el capitán, el resto lo podemos aconsejar, pero al que van a aplaudir si las cosas salen bien o van a criticar si las cosas salen mal seguro es a la cabeza del club y ese es el que tiene que tener la espalda ancha para que los procesos puedan continuar".

Finalmente, al referirse a las elecciones que Peñarol tendrá el 12 de diciembre, Ruglio dijo: "Hoy hay gente que me dice que con un par de alianzas vamos a estar prontos para ganar, pero tenemos una visión medio romántica del club. Si esas alianza son con gente que tienen una visión completamente diferente a la nuestra prefiero no ganar que ganar comprometido con alguien que después te diga que quería otra cosa para el club. Esto nos puede salir caro, ya nos salió caro en la anterior elección, pero es sobre lo que estamos convencidos. Todos dentro del mismo grupo, todos comprometidos y no tenemos que estar luego un año de negociaciones con el grupo tal porque te dijo que 'con mis 300 votos ganaste y quiero tal delegación, quiero que el gerente sea este'. De seguro la fórmula sea con Álvaro Queijo. Ha sido una revelación para el club, es mi nexo con el resto de los grupos, porque yo soy contestatario y rebelde y muchas veces van con él porque dicen que se puede hablar mejor".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados