DESDE EL ARCO | JOSÉ MASTANDREA

Los ídolos son de carne y hueso

Fue muy buena la iniciativa de los grandes. Recorrer el interior del país, jugar amistosos y trasladar la fiesta del fútbol a sus hinchas, fue más que acertado. Tanto Nacional como Peñarol se deben a todo el país.

Son los clubes que aglutinan al 90 por ciento de los aficionados, los que llevan alegrías y tristezas cada fin de semana a todos los rincones del país, esos que siguen de cerca los pasos de los grandes por televisión o por radio. Muy de vez en cuando se da lo que se dio en esta pretemporada. Los grandes recorrieron diferentes plazas, jugaron ante equipos extranjeros, compitieron ante selecciones locales, y dejaron un montón de sonrisas en las tribunas. Fue, sin dudas, todo un acierto, porque los niños del Uruguay sueñan y seguirán soñando con ver en vivo y en directo a esos ídolos que aparecen intocables y hasta de ciencia ficción. Pero son de carne y hueso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados