Peñarol

Con los ídolos: Pacheco tiene asegurado su lugar en Peñarol

Con el adiós que la directiva decidió darle al capitán de los aurinegros, llegó a su final una era especial.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Antonio Pacheco

Algunos hinchas estarán de acuerdo con no renovar el contrato de Antonio Pacheco, en decisión unánime que tomó ayer al mediodía el Consejo Directivo de Peñarol. Otros, quizás, no puedan creer lo que está sucediendo y tal vez comparen esta situación con lo que ocurrió en 2011 con el "Tony", cuando se fue a jugar una temporada a Wanderers porque los aurinegros habían decidido no continuar el vínculo. Pero de algo no hay dudas y es que el "Tony" tendrá en Peñarol un sitio especial, exclusivo para los jugadores que marcan una época: el de los ídolos.

Para aquellos niños y adolescentes que no pudieron ver en su máximo esplendor a Pablo Bengoechea, o que ni siquiera lo vieron (y que no eran ni nacidos cuando Fernando Morena deleitaba con sus goles), su ídolo es el "Tony", ese que no se cansa una y otra vez de besar el escudo mirasol frente a todo el estadio y que disfruta como pocos de ese momento especial en el que los fanáticos corean su nombre.

Pese a ello, Pacheco siempre mantuvo la cordura y no se puso el traje de ídolo. Todo lo contrario. Demostró su humildad en cada una de las entrevistas que le realizaron. "La palabra ídolo es muy profunda y delicada. Nunca me consideré un ídolo, y no lo digo para hacerme el humilde, lo digo porque lo pienso. Siempre repito que el cariño, el afecto y el respeto que me ha demostrado la gente a lo largo de mi carrera es algo que guardaré en mi corazón hasta que me muera. Realmente no tengo palabras frente a tanto aprecio y cariño cotidiano", señaló el eterno número ocho, en su último regreso a Peñarol.

Si repasamos la carrera del "Tony" en Peñarol y nos detenemos en sus números, se entiende el motivo de la idolatría de los fanáticos.

Pacheco ganó con la casaca aurinegra ocho Campeonatos Uruguayos entre 1994 y 2013. Sólo lo supera Néstor Gonçalves, que ganó nueve.

"Tony" fue pieza clave para el segundo quinquenio de oro de la institución ya que fue parte de los títulos de 1994, 1995, 1996 y 1997. Por si fuera poco, es el jugador de Peñarol que más clásicos disputó en la Era Profesional con 60; además, si tomamos en cuenta la época amateur, sólo lo supera José Piendibene, que jugó 61 clásicos. A Nacional, el volante devenido en delantero le convirtió 12 goles y lo venció en 28 oportunidades en 60 partidos en los que estuvo presente, con racha positiva ya que perdió 18 encuentros, empatando los restantes 14.

Por otro lado, Pacheco es el cuarto máximo goleador histórico de la Primera División del fútbol uruguayo.

El eterno número 8 aurinegro se fue por primera vez de Peñarol en 2001, cuando su ficha fue adquirida por Inter de Milán y regresó en 2003. Luego, tras su pasaje por Albacete, Alavés y Gimnasia y Esgrima de la Plata regresó a los mirasoles en 2007 y se quedó hasta 2011, cuando se dio su polémica salida, cuando el técnico era Diego Aguirre. Tras un año en Wanderers retornó en 2012 y fue importantísimo para el título que ganó Peñarol en la temporada 2012/2013. En la final de ese Campeonato Uruguayo, el "Tony" fue la estrella anotando tres goles frente a Defensor Sporting.

En la temporada que acaba de finalizar, Pacheco tuvo mucha continuidad. Disputó 30 partidos, anotó nueve goles y fue parte del título del Torneo Clausura que Peñarol logró bajo la dirección técnica de Pablo Bengoechea.

La única certeza hoy es que Pacheco no seguirá en Peñarol y que sus hinchas no podrán corear más su nombre. Ahora, habrá que esperar para conocer la decisión del jugador respecto a su continuidad en el fútbol a sus 39 años; incluso, si los aurinegros le tienen guardado un lugar en otra función de la institución. Pero Pacheco será siempre Pacheco y se codeará con Bengoechea, Morena, Spencer o "Tito" Gonçalves. Así, como un ídolo más. (Estadísticas: Willy Viola).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)