URUGUAYO ESPECIAL

Identidad perdida

Cuando moría el partido, Joaquín Ardaiz culminó un contraataque con un disparo que se desvió en Valdez y marcó el 3-2 que dejó a la franja en la punta y a Peñarol hundido.

Se puede perder, porque es uno de los tres resultados posibles en el fútbol. Peñarol lo ha hecho demasiado seguido últimamente y ese fue un factor importante por el que se terminó el ciclo de Jorge Da Silva como técnico. Sin embargo, hay otras cosas que en la institución aurinegra parecen tener un peso mayor incluso que el mal juego o la falta de puntos.

Danubio recibió al carbonero y lo despachó con un 3-2 doloroso, como en la primera fecha también había vencido en Jardines al otro grande, Nacional, por 2-1. Y en ambos casos el mérito de Danubio es mayúsculo, solo que tuvo una mayor repercusión en Peñarol porque fue la gota que derramó un vaso lleno de lágrimas luego de siete fechas.

El equipo aurinegro jugó su mejor partido en lo que va del certamen. Tuvo una actitud diferente, salió a pasarle por arriba al rival y pareció que era su tarde. Da Silva mandó tres volantes de marca (Ángel Rodríguez, Guzmán Pereira y Nahitan Nández) que tiraron una presión alta, coparon la mitad del terreno y pusieron la pelota en campo rival.

Junior Arias rompió el maleficio y anotó de penal para el 1-0, pero Peñarol no contó con la entereza anímica de Danubio.

Empató el zaguero argentino Gonzalo Roncaniere con un cabezazo, pero el 1-1 no se disfrutó en Danubio ni se sufrió en Peñarol, porque al minuto Arias volvió a marcar la diferencia con su segundo tanto. “Ahora sí, se destapó el goleador y no lo paran más”, se escuchó decir a más de uno. Pero no fue así. Un tiro lejano de Jonathan Dos Santos puso el 2-2 a los 21’. En ese tiempo el aurinegro había anotado la misma cantidad de goles que en las seis fechas anteriores, pero también había recibido la misma cantidad que le habían convertido en todo el torneo.

Peñarol tuvo velocidad, fue profundo y el que más buscó, pero se encontró con buenas intervenciones de Michael Etulain, el arquero local, quien ahogó varias veces el grito del tercer tanto.

Esta vez el reproche por la falta de actitud, de fútbol y hasta de goles no corre. Sí cuenta la mala suerte, porque Peñarol perdió con un gol de Joaquín Ardaiz que lo fue porque el balón se desvió en el camino. Sin embargo, hay algo más profundo que todo lo nombrado anteriormente y es la pérdida de identidad, en lo que no solo es responsable el entrenador saliente.

El hincha de Peñarol no perdona que el equipo haya perdido luego de estar dos veces en ventaja y que Danubio haya ganado con un gol en la hora, llevándose los tres puntos con el poncho. Eso para el fiel aurinegro es un patrimonio histórico y sagrado de la institución aurinegra.

A Peñarol le ganaron a lo Peñarol y por eso se terminó el ciclo de Jorge Da Silva.


​DANUBIO 3-2 PEÑAROL

Árbitros: Leodán González, Richard Trinidad, Raúl Hartwig y Pablo Giménez.

Danubio: M. Etulain; A. Peña, G. Roncaniere, M. De los Santos (53' R. Ramírez), J. Rodríguez (55' E. Ghan); J. Graví, G. Gónzalez, I. González, M. Saracchi; J. Dos Santos y J. M. Olivera (71' J. Ardaiz). DT: L. Ramos.

Peñarol: D. Frascarelli; A. Silva, C. Valdez, M. Bressan, A. Rodales; Á. Rodríguez, N. Nández, G. Pereira (76' M. Perg), N. Albarracín (58' N. Dibble); J. Arias y M. Murillo (69' G. Rodríguez). DT: Jorge Da Silva.

Amarilla:
 J. Olivera (DAN), A. Peña (DAN), J. Graví (DAN), G. Pereira (PEÑ), A. Silva (PEÑ), M. Bressan (PEÑ), M. Saracchi (DAN), G. Rodríguez (PEÑ)

Roja: 75' M. Bressan (PEÑ)

Goles: 12' J. Arias (PEÑ), 15' G. Roncaniere (DAN), 16' J. Arias (PEÑ), 22' J. Dos Santos (DAN) y 90' Ardaiz (DAN)

Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)