daniel avellaneda - Periodista de Clarín

Él es Humberto Grondona

Siempre estuvo marcado por su apellido. Hijo de Don Julio, le fue imposible quedar ajeno a los prejuicios. Y como todo Grondona, lució la camiseta de Arsenal, el club de su familia.

Polémico, verborrágico, panelista de DirecTV durante el tiempo que estuvo sin trabajo, tomó el fierro caliente y hoy parece estar encontrando una revancha en todos aquellos que desconfiaron de sus capacidades como entrenador. Durante una charla que tuvo con este periodista antes del Sudamericano, Humberto aseguraba que su objetivo era la clasificación al Mundial de Nueva Zelanda y a los Juegos de Río de Janeiro y "que después me vengan a sacar". La referencia tenía que ver con la llegada de Gerardo Martino a la Selección Mayor y la imposición del "Tata" de incluir a Jorge Theiler a cargo de los juveniles. Lo supo el propio Humberto el día que se juntaron en el departamento que su padre tenía en Puerto Madero, cuando se produjo el primer encuentro con el exentrenador del Barcelona. Desde ese momento, Grondonita, apodo despectivo con el que se lo nombraba en los pasillos del edificio de la calle Viamonte, se propuso triunfar, aún sabiendo que estaba en la mira de la nueva AFA. Ya dio el primer paso hacia el éxito. El sábado, con Uruguay, un empate le alcanzará para que el Sudamericano termine siendo redondo. Entonces, se pondrá una nueva meta: volver a Buenos Aires con la Copa que se disputa en Oceanía y terminar con el recelo que produce su dinastía.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)