CERRO LARGO

Hugo Dorrego, el dueño de las pelotas quietas en Cerro Largo

Los arachanes siguen en la pelea y con la ilusión intacta a dos fechas del final y el volante continúa poniendo en práctica lo que le enseñó el "Chino" Recoba cuando era tricolor.

Dorrego
Dorrego. Hugo junto a sus hermanos Richard y Silvio disfrutando de la pasta casera ayer en la casa paterna de Villa Española.

Hugo Dorrego anotó, de tiro libre, el gol que le dio la victoria a Cerro Largo frente a Progreso en la última fecha. Ese tanto permite que los arachanes sigan en carrera y no pierdan sus esperanzas de clasificar a la fase de grupo de la Copa Libertadores y ganar la tabla Anual, aunque para conseguirlo, ya no dependan de sí mismos.

Cuando la pelota pasó por arriba de la barrera y se coló en el ángulo el jueves pasado en el Paladino, Dorrego volvió a acordarse, como tantas veces, del “Chino” Álvaro Recoba, su gran maestro en el asunto.

Es que cuando Hugo tenía 18 años y acababa de debutar en las Primera de Nacional, tuvo un compañero de lujo. El “Chino” se quedaba con él después de los entrenamientos a practicar cómo pegarle a la pelota. Y el jovencito, ni lerdo ni perezoso, escuchaba los consejos de Recoba y los absorbía como una esponja.

El alumno de Recoba

Festejo del gol de Hugo Dorrego. Progreso vs Cerro Largo, Clausura 2019. Foto: Gerardo Pérez.
"Sé que hoy el 'Chino' se pone contento"“Aprendí muchísimo con él en Nacional: me aconsejaba mucho. Me gustaba mucho cómo le pegaba de empeine. Sé que hoy se pone contento cuando yo hago un gol de tiro libre".

“Aprendí muchísimo con él, me aconsejaba mucho. Me gustaba mucho cómo le pegaba de empeine”, contó Hugo quien si bien ya traía desde la niñez la capacidad de pegarle bien a la pelota, lo perfeccionó con Recoba. “Estando en Nacional no pateaba mucho, porque estaba él y otros buenos pateadores. No tenía chance de poner en práctica lo que había aprendido. Pero acá, en Cerro Largo, soy un poco el dueño de la pelota quieta. Es gracias a la confianza que me dan los compañeros y el cuerpo técnico, pero está bueno”, agregó con orgullo.

En los últimos tiempos ha perdido el contacto con el “Chino”, pero sabe de él por su padre, Raúl Recoba. “El viene mucho al gimnasio del Villa y tengo a mí tío trabajando ahí con el boxeo”, explicó sobre Villa Española, el barrio donde se crió y donde sigue viviendo su familia.

“Cuando mi tío está con Raúl Recoba me llama y él me cuenta que el ‘Chino’ me ve cuando hago un gol de tiro libre y se pone contento. Se ve que porque aprendí mucho de él. Je. Pero directamente con el Chino hace tiempo que no hablo. Él ahora está retirado”, añadió y volvió al Paladio y al gol que le dio el triunfo al equipo arachán.

“Estuvo lindo el gol, pero lo más importante fue que pudimos ganar. Y meternos de nuevo en la pelea, aunque necesitemos un par de resultados. Ojalá que se nos den para llegar a la última fecha, en que jugamos con Peñarol, con chance”, afirmó ilusionado.

El gol

LA VUELTA. Dorrego regresó a Cerro Largo a principios de esta temporada, tras un préstamo en Rampla Juniors donde jugó la Copa Sudamericana. “Me entusiasmó volver. Yo había estado con ellos en la B y la mayoría de los jugadores habían sido compañeros míos. Me motivó que estuvieran en Primera después de hacer una gran campaña en Segunda, en la B. Y poder reencontrarme con los compañeros y con la gente. Con todo eso me dieron ganas de volver”, relató.

“Por suerte se mantuvo la base de la B y llegaron tres o cuatro jugadores. Cerro Largo no trajo mucho en cantidad, pero sí calidad”, añadió.

Ayer estaba en Montevideo, vino para votar y aprovechó para disfrutar de la pasta casera de su madre, María del Rosario, más conocida como “Kike. Tiene 26 años y tras un pasaje por Deportivo Maldonado y dos por Cerro Largo, asegura que ya no extraña. “Ya me acostumbré a estar solo y me gusta. Soy muy tranquilo”.

Claro ahora tiene otra madurez. No fue así cuando Nacional lo cedió a préstamo a Rentistas, ni cuando tras quedar libre del equipo tricolor se fue a vivir solo a Maldonado para defender al Deportivo. Ese año fue muy duro porque había tenido que salir de Nacional, el club al que había llegado para jugar en el fútbol infantil y donde siempre había soñado estar.

Pero todo eso quedó en el pasado para Dorrego. Hoy su presente es Cerro Largo, donde se siente cómodo. “La primera vez que llegué a Melo, me sorprendió. Es un pueblo lindo y tranquilo. Y con gente que es muy hincha del club y nos acompaña siempre en los partidos. Ya estoy acostumbrado a la soledad, a estar tranquilo en el pueblo”, contó quien vive en un apartamento céntrico cerca del estadio Ubilla. El que comparte con su compañero Nicolás Suárez.

Tiro libre
Tiro Libre. El gol de Dorrego ante Progreso, que metió al equipo en la Libertadores. Foto: Gerardo Pérez.

“O sea no estoy solo, pero no es lo mismo que la familia. Cuando vengo a Montevideo estoy con todos mis hermanos”, dijo sobre los también futbolistas Silvio y Richard y la única mujer, Liz Janina. Hoy Silvia y Richard están en Villa Española, el club del barrio, a punto de jugar la final por el tercer ascenso frente Rentistas. “Están contentos en el barrio de siempre”.

EL FUTURO. Cerro Largo está hoy tercero en la tabla Anual, donde suma 66 puntos. Está a tres de Nacional (69) y a cuatro de Peñarol (70). Los arachanes recibe el miércoles a Boston River en el estadio Ubilla. Los dirigidos por Danielo Núñez necesitan vencer a los rojiverdes y que Nacional no le gane a Rampla Juniors, ni Peñarol a Progreso en el Paladino. Para volver a depender de sí mismo y llegar con chance a la última fecha en la que visitarán a los aurinegros en el CDS.

“La idea a principio de año era mantener la categoría, pero a medida que fueron pasando los partidos y nos dimos cuenta que el equipo tenía muchísimo potencial, nos fuimos entusiasmando cada vez más. Y hoy, a dos fechas, nos volvimos a meter en la pelea. Si bien dependemos de otros resultados soñamos con clasificar directo a la fase de grupos de la Copa Libertadores y por qué no ganar el Campeonato. Lo que más deseamos es ganar la tabla Anual para coronar esta gran campaña que hicimos”, enfatizó el volante quien tras su azarosa carrera, encontró su lugar en Cerro Largo.

en melo

Dorregol, el apodo de Hugo

En su familia casi todos tienen un apodo, pero el de Hugo se lo pusieron en Melo: Dorregol. Obviamente, por sus goles de tiro libre. Esta temporada suma 1100 minutos en Cerro Largo: fue titular en 13 partidos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)