GOLEADOR Y CAPITÁN

La huella del 9: Gonzalo Bergessio va en camino de ser histórico

En menos de dos temporadas el argentino ya suma 35 goles en Nacional y, además, lo valoran por su liderazgo.

Bergessio
Gonzalo Bergessio

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Uruguay no era el mercado para abrirle un horizonte a Gonzalo Bergessio, pero sí un destino que le permitiera ganarse la admiración que se había ido escapando con el avance de las agujas del reloj de la vida y con la distancia cada vez mayor de aquellas tardes de esplendor goleador.

Y eligió bien. Fue ganando sus pequeñas batallas. Y acá, Nacional, mejor dicho sus hinchas, empezaron a aplaudirlo de lo lindo. Gol a gol se fue alejando de las tardes de infortunio futbolero, de las jugadas no aprovechadas, de las frustrantes lesiones y de los períodos de inactividad.

Bergessio, el cordobés que el 20 de julio cumplió 35 años, está construyendo una historia muy rica en goles. Dejando una huella goleadora increíble. Ganándose más corazones que aplausos y metiéndose en un lugar de privilegio, porque desde los tiempos del panameño Julio César Dely Valdés que el tricolor no tenía un goleador extranjero tan productivo.

Y, quizás, mucho más importante que la gran relación afectiva que está teniendo con las redes rivales, lo que Bergessio está demostrando es un enorme profesionalismo y gran identificación con la camiseta.

Es que no se trata del joven prodigio que amanece en la Primera del tricolor, pero ni de casualidad es el veterano que vino con la idea de pasarla bien en los últimos años de su carrera. Nada de recurrir a la ley del poco esfuerzo. Quizás por eso Bergessio hoy suma 35 goles con la camiseta tricolor en una temporada y media. Algunos dicen que sus seis goles internacionales en 16 partidos (cuatro por Libertadores y dos por Sudamericana) son demasiado pocos para que se adueñe de una posición de privilegio entre los arietes triunfadores, pero al hacerlo desconocen lo que “Lavandina” está logrando con su actual campaña.

De hecho, sus 29 goles por la actividad local lo colocan en promedio con campaña superior a las de Alexander Medina e Iván Alonso que convirtieron 51 tantos en cinco y cuatro temporadas, respectivamente.

Es más, con 35 goles en total en menos de dos temporadas, Bergessio está nada más que a diez goles de los 45 que convirtió Santiago “Morro” García y, vaya casualidad, a 13 de los 48 festejos del “Loco” Sebastián Abreu en 6 temporadas.

Este cordobés luchador, que se motiva con el duro enfrentamiento con los zagueros rivales está jugando en el lugar en el que quiso quedarse, por más que su renovación llegó a estar absolutamente descartada por los pedidos que había realizado su empresario.

Así lo admitió ayer el vicepresidente de Nacional, Alejandro Balbi. “Gonzalo reconstruyó con su voluntad lo que estaba caído. Las exigencias económicas de su representante no las podíamos afrontar y cuando parecía imposible, Bergessio demostró que su prioridad era Nacional”.

Bergessio terminó ganándole hasta el entrenador de aquellos tiempos, porque no era la prioridad de Eduardo Domínguez, si hasta estuvo arreglada la incorporación de su compatriota Marco Ruben, que al final no llegó porque no cumplió con lo acordado y fue para Brasil.

Balbi hoy aplaude por varias razones y en especial porque “Lavandina” es “un líder positivo. Un buscador de soluciones, que une. Es súper profesional. Se entrena como juega, porque ni en los trabajos da una pelota por perdida”.

Y su mensaje contagia, irradia una energía que construye. Así lo deja en claro Matías Cardacio, su compañero de concentración. “Es un líder nato. Pero un líder invisible, porque de la misma forma que no le gusta perder a nada no le gusta hacerse notar. Es obsesivo con el trabajo y demanda las tareas de definición para seguir perfeccionándose. Vive del gol, pero no quiere destacarse por hacerlo, los hace y ya está. Es un animal”.

El gran rendimiento de Bergessio llena el ojo de todos. De los jóvenes y de los que vieron a los grandes argentinos. Ahí está Hernán Navascués, que lo pondera porque “encontró su lugar. Es un luchador, juega con pasión y se destaca por eso. Si bien no es excepcionalmente técnico, tiene aptitudes técnicas y es el tipo que quiere más. A los 35 años no se apagó su llama. Pone el máximo esfuerzo en cada jugada. En el área es efectivo y va a terminar con su nombre bien en alto por lo que hizo en Nacional”.

Bergessio defiende la historia de los grandes artilleros. Y en Nacional le dicen: “al gran goleador argentino, salud”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)