Juan Lacaze

Hubo varios celestes de a caballo en la Fiesta del Gaucho

Cada año, cuando el "Cebolla" vuelve al pago para la Navidad, organiza la "Fiesta del Gaucho". Se trata de un evento con pruebas de a caballo y espectáculos musicales de primer nivel, cuya finalidad es recaudar fondos para los más necesitados del pueblo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Diego Lugano y Cristian Rodríguez en la Fiesta del Gaucho. Foto: @Cebolla_CR11.

Esta vez no fue la excepción y el pasado martes 23 Juan Lacaze se vistió de fiesta. "Estuvo divino, la gente acompañó, se vendió todo, salió todo redondo", contó Cristian.

Este año varios de los compañeros celestes del "Cebolla" se tiraron hasta el pueblo sabalero para acompañarlo en su fiesta. Diego Lugano, Álvaro "Tata" González, Nicolás Lodeiro y Diego Godín dijeron presente en la "Fiesta del Gaucho" y, salvo Godín que llegó a último momento, todos se subieron al caballo. También estuvieron Edgardo Di Maggio, el popular "Minguta" (utilero de la selección) y Miguel Zuluaga, el encargado de la seguridad celeste, quien también montó a caballo. "No sabe mucho, pero algo entiende", dijo el "Cebolla" riendo sobre las cualidades de Zuluaga como jinete.

El "Cebolla" es una apasionado de las pruebas de rienda y jamás se las pierde, aunque montar a caballo no es lo más conveniente para un futbolista por las lesiones. "Iba bastante bien, pero tuve la mala suerte de tirar un tanque y quedé descalificado", contó el volante colchonero sobre su participación en las pruebas. Además, por obvias razones sus amigos lugareños le sacan grandes ventajas. Es que ellos se suben a diario al caballo y él en Madrid no tiene esa posibilidad.

"Es difícil hacer un viaje tan largo y subirse enseguida al caballo. Además, hay muchos gauchos que montan todo el día y me sacan una ventaja grande", admitió. "Pero el motivo es divertirnos, más que nada", se consoló.

"No lo puedo hacer en todo el año y me tengo que conformar con las fotos y los videos que me mandan desde Juan Lacaze. Por eso cada vez que vengo aprovecho y no me bajo del caballo", confío quien es un apasionado de los equinos desde los nueve años, cuando sus padres cambiaron una bicicleta por un potro para cumplirle el deseo de tener uno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)