ANÁLISIS

Hubo un cambio radical en el clásico y el libreto elegido jugó en contra de Nacional

Preocupado por conservar el resultado, Nacional adoptó una postura que fue muy conservadora y terminó colaborando para que Peñarol le empatara.

Luis Mejía al final del partido recibiendo el saludo de Gustavo Munúa
Luis Mejía al final del partido recibiendo el saludo de Gustavo Munúa. Foto: Gerardo Pérez.

Es cierto, un fallo defensivo del arquero Luis Mejía, evitó que Nacional se llevara los tres puntos. Y resulta fácil rotular el partido por ese error, pero antes de eso hubo una historia que fue forjando el desenlace. Que entregó el clima propicio para no quedar a cubierto de las posibles fallas que pueden cometerse en un partido de fútbol.

Si el error de Mejía terminó siendo tan relevante en un partido que Nacional dominaba en el marcador y en el que gozaba de una superación numérica por la roja que recibió Matías Britos, eso fue por la postura que el equipo de Gustavo Munúa adoptó en el desarrollo del segundo tiempo.

Lo más desconcertante, tomando como referencia el juego que pretende montar el entrenador, es que el 4-1-4-1 se ejecutó con las líneas muy retrasadas. Entonces, en lugar de aprovechar el hombre de ventaja que tenía en el campo, Nacional terminó permitiendo la reacción de Peñarol.

Seguramente, empujado por un aspecto que se le ha cuestionado de forma constante, de que su equipo no es capaz de sostener los victorias, Munúa demandó mayor cuidado defensivo.

Pero fue excesivo. Y con un cambio brusco. De la audacia que le identifica por querer tener a su equipo siempre en posición de ataque se pasó a un estilo de todos pegados al fondo. Nadie se desenganchaban y cuando querían hacerlo tenían a los rivales muy encima. Además, les quedaba el arco rival demasiado lejos.

Entonces, Peñarol fue una y otra vez. Creciendo anímicamente. Y la historia del fútbol demuestra que cuando uno crece, el otro baja.

Además, tampoco fue acertado dejar a Amaral en el banco y mucho menos sacar a Bergessio. Así que, esta vez, el libreto jugó en contra.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados