Migliore

"Hoy hay paz en Peñarol"

La última vez que habló con los medios lo anunció en Twitter y Los Aromos se llenó de periodistas. Ayer no lo hizo y habló mano a mano con Ovación. Dijo que le hubiera gustado jugar en el Olímpico y que, a diferencia del año pasado, existe unidad en el plantel.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Ariel Colmegna

—Falta cada vez menos para el final. ¿Cómo ve a Peñarol?

—Yo lo veo bien, con muchas ganas de ganar este campeonato. Sabemos que las chances ya no están a nuestro favor porque no dependemos de nosotros. Uno siempre quiere depender de sí mismo, pero ya no estamos punteros. No queda otra que confiar, pelearla y trabajar fuerte.

—¿Se sienten presionados?

—A mí no me ha pasado de sentir esa presión. Sólo lo normal. El hincha siempre va a querer que el equipo vaya ganando 2 a 0 a los 10 minutos. Sobre todo cuando uno se enfrenta a un rival que sabe que es de menor jerarquía. El hincha pretende que las cosas se den enseguida. Pero los partidos se complican. Sacando a Danubio, con quien hicimos un gran partido pero no ganamos, hemos jugado mejor con los equipos más nombrados y hemos perdido puntos con equipos que en lo previo no pensabas que te podía complicar. Si antes de empezar me decías que le íbamos a ganar a Defensor de esa manera y a perder con Sud América, sin desmerecer, no lo creía. Los partidos hay que jugarlos. Y yo lo que siento es que a Peñarol le juegan distinto que a otros equipos.

—¿Cómo distinto? ¿Cómo a Nacional?

—A Nacional también le deben jugar a muerte, porque son equipos grandes y porque los jugadores tienen la posibilidad de mostrarse. Pero yo no siento esa presión. Hay que tener claro en la cabeza que esto no deja de ser un juego, aunque amerite una gran responsabilidad que es dejar todo en cada partido. Después las cosas pueden salir bien o mal. Pero de ahí a sentirse presionado... No es la idea del entrenador ni lo que nos transmite. Para ganar tenemos que jugar bien y eso ha quedado demostrado.

—¿Sabe algo de Rampla?

—Muy poco. No soy de ver y tampoco los televisan a ellos.

—Viven otra realidad. Por ejemplo, el arquero era soldador y ahora tiene un almacén. Muy distinto a lo suyo que hasta tiene su propia marca de ropa. ¿Esas cosas influyen a la hora de jugar?

—No, eso es lo maravilloso que tiene el fútbol. Pero cuando dos equipos están parejos en correr y meter, sobresale la jerarquía individual. Siempre es mejor tener a un Pacheco, a un Urreta o a un Zalayeta, que te hacen dos cosas y marcan la diferencia. Puede haber alguna diferencia física o el hecho de concentrar y de tener la cabeza puesta sólo en jugar, que también es muy importante. Pero por más que ellos estén peleando el descenso y nosotros el campeonato, tenemos que salir a ganar.

—Recuerdo que una de las cosas que le sorprendió cuando llegó a Uruguay fue lo poco que salían los grandes. Supongo que la cancha de Rampla, que es muy linda con vista a la bahía, no la conoce, ¿verdad?

—No, pero he visto algunos videos de ahí. Y cuando me enteré que estuvieron sancionados y no los dejaban jugar con gente, pensé que podíamos ir a jugar ahí. A mí me encantan esas canchas. Porque hay cosas que en el estadio se pierden porque es muy grande. Van 25.000 o 30.000 personas y no se nota tanto, en cambio en una cancha chica, sí se siente.

—Termina contrato con Peñarol en junio. ¿Ya pensó en el futuro? ¿Le gustaría quedarse?

—No me he puesto a pensar y no me gustaría declarar ahora algo que después no se dé. Si yo siento que las cosas van bien, se hacen bien y que tiramos todos para el mismo lado, que todos queremos lo mismo, me dan ganas de quedarme. Si siento que eso no me pasa, soy de decirlo. Si esa pregunta me la hacías en el campeonato anterior, te hubiera dicho que me iba. Pero ahora es diferente, porque podemos ir bien o mal en el campeonato, pero todos tiramos para el mismo lado. Hoy hay paz. Y eso me puede entusiasmar para quedarme.

LA PELEA.

Apostó a ganador.

"Sí, seguro que la veo porque el partido con Rampla es más tarde", dijo el argentino sobre la posibilidad de ver la pelea que anoche disputaron en Las Vegas Mayweather y Pacquiao.

Fiel a su estilo, Migliore anunció, ayer a mediodía, que el ganador de la llamada pelea del siglo iba a ser Mayweather. "Todos quieren que gane Pacquiao, pero va a ganar Mayweather. A mí, al menos, me gustaría que ganara, es más estilista. Todo el mundo quiere que gane Pacquiao, pero si tienen mil pesos se los apuestan a Mayweather".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)