TORNEO CLAUSURA

Trabajo de hormiga

Jorge Da Silva envió a la cancha a Hernán Novick y la variante le dio resultado. El mediocampista centró y Carlos Valdez anotó el único tanto del partido para la victoria aurinegra en casa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Carlos Valdez celebra su tanto ante Liverpool. Foto: Fernando Ponzetto.

Le costó a Peñarol. Tuvo que remarla. Al principio, atacando. Luego yendo atrás de la circulación de pelota de Liverpool, que así descomprimió el dominio del locatario, aunque sin llevarle peligro a Guruceaga. A poco de empezar el segundo tiempo, haciendo cambios “jugados”, porque entraron Hernán Novick y Murillo, mientras Forlán y Aguiar quedaron en el banco. Y, tras el gol de Valdez en una jugada de pelota quieta mal defendida por el visitante, corriendo, marcando y achicando espacios cerca de su área, ya que el equipo rearmado para quebrar la resistencia contraria, ahora tenía que defender la ventaja.
Le costó a Peñarol, pues, pero ganó, está arriba en la Tabla anual y la del Torneo Clausura, provisoriamente en este último caso, y además sigue edificando la inexpugnabilidad de su estadio.

Ya en el arranque nomás, la geografía por la cual iba a transitar el trámite, al menos en los 45’ iniciales, quedó expuesta en forma muy nítida, clara: Liverpool con una línea de cuatro atrás, Freitas adelante, otra línea de cuatro volantes, y Arias de punta, en el ataque y haciendo el abanico para tapar la salida del fondo contrario; y Peñarol, yendo al frente, con Albarracín buscando por afuera en la izquierda, y Valverde queriendo agarrar la manija con diagonales desde el otro costado.

De esa manera, entonces, bien parado y muy ordenado, Liverpool tapó y/o redujo los espacios de pasaje hacia Bava, ya que Aguirregaray no pudo ganar el fondo por la derecha, y en la izquierda Olivera no tuvo claridad para ir al ataque; con un agregado importante: tras los primeros 20’, Liverpool sumó a su bloque defensivo una fluidez para hacer circular la pelota entre sus hombres que, si bien es cierto careció de profundidad, tuvo la cuota de seguridad y personalidad justas para invertir los índices de la posesión -al principio mayor de Peñarol- y, sobre todo, sacarse de encima la presión territorial que habia ejercido el locatario.

En suma, el gol de Peñarol no se veía -ni intuía- llegar por ningún lado; y como en los primeros minutos del segundo tiempo no cambió el panorama, Da Silva puso a Valverde a hacer el “doble 5” con Marcel Novick y a Hernán para crear sobre la derecha del mediocampo, sacando a Nández igual que en el partido pasado.

No hubo tiempo de que el juego chequeara la validez de los cambios: Hernán Novick ejecutó una falta, Valdez se anticipó al estatismo del gesto defensivo del adversario, y ahí Peñarol -ganando 1 a 0- tuvo que entrar a remarla, con un solo volante de marca, para conservar la ventaja.

“Polilla” puso a Forlán para tratar de rematar el partido de contragolpe, pero no se dio; y Peñarol sufrió, pues Liverpool se soltó y el trámite se hizo más abierto, pero ganó: con un trabajo de “Hormiga”; por el gol de Valdez y por todo lo que tuvo que remarla.

PEÑAROL 1-0 LIVERPOOL

Estadio: Campeón del Siglo.

Árbitro: Óscar Rojas. Asistentes: Carlos Pastorino y Agustín Berisso. Cuarto árbitro: Adrián Sánchez.

Peñarol: G. Guruceaga; M. Aguirregaray, C. Valdez, G. Rodríguez, M. Olivera; F. Valverde, N. Nández (54' H. Novick), M. Novick, N. Albarracin (74' D. Forlán); D. Rossi y C. Palacios (54' M. Murillo). DT: J. Da Silva.

Liverpool: J. Bava, P. Pintos, F. Mallo, M. Díaz, C. Almeida, J. Sandoval (52' J. Candia), G. Freitas, G. Aprile (60' J. Ramírez), S. Rodríguez, F. Martínez (76'N. De La Cruz) y J. Arias. DT: M. Saralegui.

Amarillas: Olivera y M. Novick (P). S. Rodríguez, Freitas, M. Díaz y P. Pintos(L)

Gol: 57' C. Valdez (P)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)