NATIONS LEAGUE

Holanda se lo dio vuelta a Inglaterra y estará en la final

Luego de comenzar abajo en el marcador, la Orange se quedó con la victoria por 3-1 y se metió en la definición del certamen de selecciones europeas.

Quincy Promes celebra el segundo tanto holandés ante Inglaterra. Foto: AFP
Quincy Promes celebra el segundo tanto holandés ante Inglaterra. Foto: AFP

Holanda, en los últimos años al margen de la elite del fútbol internacional, consolidó el resurgir que aventuraba su nueva generación con un triunfo ante Inglaterra (3-1) y la clasificación para la final de la Liga de Naciones, que disputará el domingo contra el anfitrión, Portugal.

Los aparatosos fallos de la defensa de Inglaterra desequilibraron el duelo. Los despistes de Harry Maguire y Ross Barkley en la prórroga facilitaron el triunfo de la Orange.

El conjunto orange, incapaz de clasificarse para el Mundial de Rusia 2018 y para la Eurocopa de Francia 2016, rentabiliza el talento de una brillante camada, asentada ya en la competición del alto nivel.

La capacidad del fútbol de Holanda, amparada por el núcleo duro del Ajax que se exhibió en la pasada edición de la Liga de Campeones, se trasladó hasta la selección. En Portugal, frente Inglaterra, se reafirmó.

Inglaterra entró mejor al partido y a la media hora ya tenía encarrilado el marcador después de que Marcus Rashford aprovechara un hueco en la zaga de Holanda para encarar la meta de Jasper Cillessen. El delantero del Manchester United fue trabado dentro del área por Matthijs de Ligt y el propio Rashford transformó el penal en gol.

Koeman movió el banco. Y la entrada de Donny Van de Beek y de Quincy Promes resultó determinante. Holanda se hizo con el dominio y a veinte minutos del final logró el empate. Fue en un córner lanzado por Memphis Depay que De Ligt remató de cabeza a la red. El gol alivió al central del Ajax, uno de los más cotizados del fútbol actual, que había quedado en evidencia en varias acciones del choque.

El partido fue a la prórroga y ahí el equipo de Koeman tomó ventaja. La presión provocó un error increíble de Harry Maguire, que se hizo un lío con el balón que le arrebató Memphis Depay. El disparo lo desvió Jordan Pickford en una buena parada. Quincy Promes fue al rechace. Llegó y tiró forzado; Kyle Walker lo desvió después hasta el fondo del arco.

Sentenció después, en un nuevo fallo grosero de la zaga inglesa. Barkley, incomprensiblemente, tocó la pelota atrás, a los pies de Memphis Depay, que ante la salida de Pickford le cedió el balón a Quincy Promes, que con el arco libre marcó para sentenciar el triunfo y la clasificación para la final.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)