UNO POR UNO

Cómo hizo Alejandro Cappuccio para construir este Rentistas campeón

A algunos los tuvo como alumnos, a otros los conoció de jóvenes y más de uno estaba sin jugar en su equipo anterior

Alejandro Capuccio
Alejandro Cappuccio, el técnico campeón del Apertura con Rentistas.

Rentistas acaba de hacer historia al coronarse campeón del Torneo Apertura. El equipo de Alejandro Cappuccio ganó las tres primeras fechas, pasando los meses de inactividad por la pandemia como líder. Muchos pensaban que cuando volviera a arrancar el torneo el Bicho Colorado se caería. Pero no sucedió. Y salvo una fecha, en la que fue superado por Nacional, se mantuvo siempre como puntero. Llegó a la final con los mismo puntos que el tricolor y lo venció quedándose con el título. El mérito es aún mayor tratándose de un equipo que venía de Segunda.

Pues bien, ¿cuál es la explicación? ¿Cómo se conformó un plantel parejo donde nadie era más que nadie? Algunos futbolistas eran muy conocidos, pero no estaban en un buen momento de su carrera, como Alexis Rolín. Otros no eran tenidos en cuenta en sus equipos, tal es el caso de Ramiro Cristóbal en Defensor Sporting o el de Robert Ergas, que había sido cedido a préstamo por los violetas al Albacete de España. Algunos habían pasado por varios clubes, pero explotaron en Rentistas, como el goleador Gonzalo Vega. Incluso a un par de futbolistas los conoció como alumnos suyos en el curso de entrenadores y los trajo.

Alejandro Cappuccio, escribano, abogado y preparador físico además de entrenador, fue el gran artífice del plantel y del éxito conseguido. No solo es un inteligente estratega, es un técnico confiable y establece relaciones de mucho afecto con los futbolistas aunque sin invadir sus espacios, sino que también sabe dónde poner el ojo.

A varios jugadores Cappuccio los venía scouteando desde que dirigía en las divisiones formativas de Wanderers y de Peñarol y los vio jugar como rivales de sus equipos. “Cuando dirigía juveniles me quedaba a ver todos los partidos según el equipo que dirigía. Me sentaba con un cuadernito e iba sacando apuntes. Tengo un bibliorato con jugadores que me interesaban desde la generación 95 a la 2000”, explicó.

El técnico se tomó un tiempo en medio de la lógica locura que han sido sus días desde que su equipo levantó la copa, para analizar uno a uno a los titulares y los suplentes que más utilizó. Explicó además, como fueron reclutados para el club del Cerrito de la Victoria.

IRRAZÁBAL. “Es un gran arquero, muy bueno saliendo y bajo los palos. Y que juega con las dos piernas. Es un líder positivo con mucha alegría”, dijo sobre el “Mono”, quien llegó a Rentistas por intermedio del entrenador de arqueros, Ignacio Bordad, que sabía que Cappuccio quería alguien que utilizara bien los pies.

RODALES. “Un gran capitán, un ejemplo. Un tipo sensible que ayuda a emocionar y a hacer mejor a los demás”. Andrés Rodales llegó al club porque fue alumno de Cappuccio en el curso de entrenadores de la ACJ. “Lo conocí ahí y lo traje”, contó el técnico.

ROLÍN. “Es el mejor zaguero del fútbol uruguayo, líder adentro y afuera de la cancha. Incide en compañeros, rivales y árbitros. Es un caballero, un fenómeno. Y me gustaría llevármelo a donde pueda”. Alexis Rolín no tenía equipo y llegó a entrenar. Querían ver si se motivaba. Practicó dos semanas y se quedó. De no ser así, si hubiera sido por su curriculum, Rentistas no lo hubiera podido contratar.

FALCóN. “Un loco lindo con una autoconfianza espectacular. Con una condiciones brutales para ser zaguero y que cada día las va a ir desarrollando más porque él lucha contra la opinión de que los zagueros que no son tan altos no pueden ser cracks. Y él es crack”. Al “Peluca”, Cappuccio lo tenía visto de la categoría 97 de Nacional. Quedó libre del tricolor sin haber debutado en Primera. Entrenó tres semanas en Danubio, después fue a Rampla y luego a Cerro, donde estuvo como un mes pero no lo contrataron. Hasta que salió lo de Rentistas.

ERGAS. “Otro loco lindo. Un zurdo que sólo piensa en ganar y divertirse y que tiene la técnica para poder hacerlo”, lo definió Cappuccio, quien lo seguía desde juvenil y ya lo había pedido en 2018, pero Ergas se había ido a préstamo al Albacete. Al final, llegó a principios de este año.

ABERO. “Un lateral con mucha experiencia, zurdo y con excelente juego aéreo. Y mucha confianza”. Llegó porque se quedó sin equipo durante la pandemia. fue una sugerencia de la dirigencia al entrenador, quien la aceptó de buena gana. De todos modos, es el que menos conoce porque fue de los últimos en llegar.

VILLALBA. “Es un Pac-man. Vino de Talleres de Córdoba siendo chaqueño y nunca se uruguayizó, por eso hizo el campeonato que hizo”. Llegó por medio de un convenio puntual que se hizo con Talleres por dos futbolistas, Villalba y Valiente. Ambos eran bicampeones en la reserva, pero no jugaban en el primer equipo cordobés.

CRISTÓBAL.. “El Busquets uruguayo. Un fraybentino divino con una técnica de pase que solamente él y Rolín tienen. Y un entendimiento cognitivo del juego, superior”. No jugaba en Defensor y se lo ofrecieron a Cappuccio. Aceptó porque es categoría 97 lo tenía scouteado, al igual que a Falcón desde que jugaba en Séptima.

ROMERO. “Es un animal competitivo que no quiere perder a nada. Hace mejor a los demás y contagia las ganas de ganar. Tiene buen tiro de media distancia, llegada en la línea y buen cabezazo. Es clave”, dijo Cappuccio. Ya lo había pedido en enero de este año y no se pudo hacer. Volvió pedirlo en este último período y esta vez el “Colo” llegó.

ABISAB. “Un exmedia punta a quien ayudamos a ser uno de los mejores volantes del fútbol uruguayo”. A Matías lo pidió Cappuccio cuando jugaba en Sud América. Lo conocía de enfrentarlo en los siete partidos del 2018, cuando el DT llegó a Rentistas.

VEGA. “El rey del uno contra uno. Un desfachatado que tiene gol y remate de media distancia. Tuvimos que cambiar cuando se fue Cristian Olivera porque con él llegábamos con tres pases al arco. Él picaba y todos se tentaban en dársela. Ahora tuvimos que armar circuitos distintos para que le llegara a Vega y que en el uno contra uno fuera determinante. Gonzalo es muy callado, pero un tipazo”. Vega volvió de Hungría en la segunda parte del 2019 y no tenía equipo. Le preguntaron a Cappuccio si el gustaba y dijo que sí porque conocía su pasado en River Plate, Sud América y Nacional.

RENATO. “Un 9 con la potencialidad para jugar en cualquier liga del mundo. Este año decidió no dejar pasar el tren. Lo está aprovechando y todavía falta mucho. Además, es una persona espectacular”. César ya estaba en el club pero no era muy tenido en cuenta cuando llegó Cappuccio.

SALOMÓN. “Un diamante en bruto. Un muchacho muy callado, muy introvertido con unas condiciones físicas espectaculares. Ya hizo tres goles en Primera División con 20 años. Está ganando minutos y experiencia y cada vez va a ser mejor”, explicó sobre Rodríguez. Ya estaba en la Cuarta División del club, y el año pasado hizo 23 goles.

FRANCO PÉREZ. “Otro muy desfachatado en el uno contra uno, de los pocos que eluden hacia adelante y no hacia los costados. Tiene gol y es un chiquilín que todos queremos que le vaya bien por su humildad y sus ganas de triunfar”. Hoy está en la Sub 20 y está en Rentistas desde Séptima División.

MALRECHAUFFE  “Tiene una cabeza muy abierta, siempre tratando de crecer y viéndole el lado bueno a todo. Un señor zaguero, multicampeón”. El técnico lo conoció en el curso de entrenadores y lo trajo al club.

VICENTE  “Fue goleador en las juveniles de Talleres y estuvo convocado a la Sub 20 argentina. Y le hizo un gol a River Plate en Primera en un torneo de verano. Tiene la potencialidad de ser un gran 9, en proceso”. Vino por el mismo convenio que Villalba.

ACOSTA
. “Potrero puro”, afirmó sobre Nahuel. Está en el club desde Séptima.

“Creo que a hay que involucrar a la gente y darle la oportunidad de soñar. Si no se logra es porque se trata de un asunto de dos”, finalizó Cappuccio refiréndose a su relación con los futbolistas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error