HISTORIA

Históricos arcos del Estadio Centenario dejaron el templo del fútbol uruguayo

Las metas que fueron protagonistas, entre otras cosas, del Mundialito ganado por Uruguay en 1980, serán subastados por la firma Zorrilla.

Retiro de arcos del Centenario para ser rematados. Foto: Francisco Flores
Retiro de arcos del Centenario para ser rematados. Foto: Francisco Flores
Retiro de arcos del Centenario para ser rematados. Foto: Francisco Flores
Retiro de arcos del Centenario para ser rematados. Foto: Francisco Flores
Retiro de arcos del Centenario para ser rematados. Foto: Francisco Flores
Retiro de arcos del Centenario para ser rematados. Foto: Francisco Flores
Retiro de arcos del Centenario para ser rematados. Foto: Francisco Flores

Durante 44 años ellos estuvieron ahí para ser vulnerados. Los equipos, con los guardametas como último escollo, intentan evitar que cumplan su cometido, pero por suerte para el ellos, la mayoría de las veces fallan. Los arcos son la razón del fútbol (por algo se les dicen metas), tanto como la pelota, y por eso este miércoles, cuando los que se usaron en el Estadio Centenario durante tantos años dejaron el templo del fútbl uruguayo, tuvieron una salida solemne.

En 2018 la Comisión Administradora del Field Oficial (Cafo) decidió reemplazar los arcos de caño galvanizado que estuvieron sobre el césped del Estadio Centenario desde 1974. Ellos marcaron una revolución en el fútbol uruguayo, porque sustituyeron a los que hasta entonces eran de madera y cuadrados, con el famoso tornillo que los unía en los ángulos.

Entonces la pelota ya no dio más en el "palo" sino en el "caño" y los arcos tuvieron más vida útil, pues el agua de la lluvia, del regado y la humedad no afectaron tanto la madera (sobre todo en las bases) y el viento ya no provocaría movimientos que terminaban por romper la perfección de la escuadra en los ángulos de 90 grados.

Los arcos del Centenario, que cumplieron un servicio más largo que el que debe cumplir un trabajador (44 años contra 30), finalmente pasaron a retiro luego de haber sido testigos de muchas alegrías y también de frustraciones.

Fueron protagonistas además de hechos históricos, como los títulos de Copa Libertadores obtenidos por Nacional en 1980 y 1988 y por Peñarol en 1982 y 1987. También de la obtención del Mundialito en 1980 por parte de la selección, única que lo consiguió luego de batir a Brasil 2-1 en la final.

La Celeste logró además el triunfo clave ante el mismo Brasil para ganar la Copa América de 1983 y luego levantó nuevamente el trofeo continental en 1995 después que el "Manteca" Martínez batiera a Taffarel en el arco de la Colombes para anotar el penal definitivo, mismo arco en el que Pablo Bengoechea había clavado el 1-1 con un soberbio tiro libre.

Esos mismos arcos sufrieron goles inolvidables, como el de Víctor Hugo Diogo en la Copa América de 1983; los del Chengue Morales en el Repechaje ante Australia para volver al Mundial en 2002 luego de dos ausencias consecutivas; el del Chino Recoba de tiro libre y en la hora en un clásico para dar vuelta un partido que tres minutos antes estaba perdido; los siete tantos de Fernando Morena en 1978 frente a Huracán Buceo.

el futuro

Los arcos serán subastados por Zorrilla

Uno de los arcos del Centenario a la venta. Foto: Francisco Flores.
Uno de los arcos del Centenario a la venta. Foto: Francisco Flores.

En diciembre del año pasado los arcos fueron desmontados para que los nuevos pudieran ser ubicados. Cafo hizo un llamado a interesados para que presentaran ofertas para adquirir los que quedaban fuera de servicio.

El plazo para recibir las ofertas venció el 14 de junio y, como Cafo había expresado en su comunicado que se reservaba el derecho a declarar desierto el llamado si las ofertas no eran consideradas satisfactorias, finalmente hizo uso de esta cláusula.

Es por ello que entró en acción la firma Zorrilla Subastas, que será la encargada de llevar adelante el remate de ambos arcos. Será en fecha que se anunciará por estos días, pero se maneja como factible la primera quincena de noviembre y serán parte de una subasta que tendrá unos 150 lotes de fútbol, aunque pueden haber más ya que todavía hay recepción abierta de mercadería para ser rematada ese día.

Los históricos arcos del Centenario serán protagonistas de otra clase de remate, ya no ejecutado por un futbolista en la cancha, sino por un martillo. Por ahora reposan en el local de Zorrilla Subastas a la espera de ser instalados para la exhibición y posterior remate. Quien oferte mejor se llevará un pedazo importante de la historia del fútbol uruguayo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)