CELESTES

La historia de Rodrigo Pollero, el segundo uruguayo con más goles en Europa

El delantero que defiende al Schaffhausen de Suiza, un equipo que cuenta con cuatro celestes, pasa por un gran momento y afirma que "quería tener un buen año y este sin duda es el mejor".

Rodrigo Pollero durante su estadía en Suiza.
Rodrigo Pollero durante su estadía en Suiza.

Poco después de haber entrenado y con termo y mate en la mano, Rodrigo Pollero (24) atendió el teléfono. Los 11.206 kilómetros que separan Montevideo de Schaffhausen se minimizaron al máximo y así el delantero uruguayo se adentró en la charla sobre su buen momento en el equipo homónimo a la ciudad.

“Ahora está entrando el calorcito, el frío ya pasó y era bastante”, expresa quien se ubica en una ciudad que durante invierno promedia unos siete grados, pero que puede llegar a estar bajo cero.

Pero ese frío es el contrapunto perfecto a la temporada que viene desarrollando un Rodrigo Pollero que está “picante” en la cancha y que con 17 goles es el máximo anotador de la Challengue League, Segunda División de Suiza.

Rodrigo Pollero celebra uno de los goles anotados con el Schaffhausen. Foto: @rodripollo09.
Rodrigo Pollero celebra uno de los goles anotados con el Schaffhausen. Foto: @rodripollo09.

Más allá de que ese momento lo destaca en el fútbol helvético, también hace que sobresalga entre los futbolistas uruguayos que están en Europa teniendo en cuenta que está en el podio de los celestes con más goles en el Viejo Continente, hasta el momento.

Nacido en San José y tras haber hecho todo el baby fútbol en San Lorenzo llegó a las inferiores de Peñarol donde fue compañero de Agustín Nadruz, Kevin Méndez, Gonzalo Latorre, Fabricio Buschiazzo, Thiago Cardozo, entre otros, pero con el que no llegó a debutar en la Primera División. Vistió la camiseta de Cerro Largo, con el que hizo su estreno en el plantel principal en Segunda División y luego en Sud América donde tuvo su primera participación en Primera.

Rodrigo Pollero en su pasaje por Sud América. Foto: Archivo El País.
Rodrigo Pollero en su pasaje por Sud América. Foto: Archivo El País.

Arsenal de Sarandí fue su primera salida al exterior antes de recalar en el Chiasso de Suiza donde jugó hasta la pasada temporada y previo a su arribo al Schaffhausen.

“La verdad que fue una buena decisión venir acá. Cuando termino contrato en Chiasso, tenía la posibilidad de ir al Lugano que está en Primera o venir al Schaffhausen que tenía un proyecto interesante de pelear el campeonato y armar un lindo equipo y me decidí por esto. Quería tener un buen año y este sin duda es el mejor. No solo por los números, también por el juego”, expresa Pollero.

Pero son esos números los que lo destacan ya que es el segundo uruguayo con más goles él hasta el momento en Europa, un récord que comparte con César Falletti, jugador del Ternana, y en el que solo lo supera Luis Suárez con el Atlético de Madrid (19).

A DISTANCIA

Se casó, pero está a la espera de su pareja

Rodrigo Pollero se casó el pasado 5 de enero, pero la relación por momentos tiene que ser desde lejos ya que “estamos esperando que a ella le salga la visa definitiva, porque estaba viniendo como turista”. En su primer pasaje por el fútbol suizo, estuvo seis meses solo y a la espera, precisamente, de conseguir su visa lo que no fue sencillo, pese a que estar del “lado italiano” el idioma no lo complicaba demasiado.

Rodrigo Pollero junto a su esposa en Suiza.
Rodrigo Pollero junto a su esposa en Suiza.

El delantero sabe que para llegar a esto debió pasar cosas que no siempre fueron las mejores como su pasaje por Arsenal de Sarandí donde “me fue mal, yo la pasé mal. No solo en lo futbolístico, sino porque no se dieron las cosas que había arreglado con el club, fueron seis meses malos pero lo tomé como enseñanza para crecer”.

Y esa enseñanza dio frutos y así lo reconoce: “Desde que pasé eso en Argentina cambié mucho. Acá me siento en plenitud de madurez y eso se refleja en el rendimiento. Paso a paso vamos logrando los objetivos personales”.

“El buen momento viene de la mano con el buen momento del equipo. En lo personal, yo venía trabajando siempre de la misma manera: humildad y tratando mejorar siempre. No siempre se dan los resultados, pero creo que este año fue un combo de buen rendimiento y goles y la confianza que me dio el entrenador que desde el primer momento me dijo que quería que fuera el “9” y también estoy contento por haberle respondido esa confianza”, sostiene Pollero.

Seis puntos son los que separan al Schaffhausen de los playoffs para el ascenso que hoy parece ser el gran objetivo ya que 10 unidades le sacó Grasshopper quien está subiendo de manera directa.

celestes

Comparte plantel con otros tres uruguayos

Además de Pollero, el Schaffhausen cuenta con tres uruguayos más: Guillermo Padula, Emiliano Mozzone y Axel Müller. “Somos cuatro y un poquito la batuta del plantel. Eso es otra de las cosas que son importantes. De este lado se habla alemán y el idioma es disitinto y es dificil aprenderlo más allá de que estamos yendo a profesor entonces creo que estando acompañado de tres uruguayos es más fácil el día a día y entre todos nos vamos sosteniendo” y también se ayudan fuera de la cancha, como en la imagen donde junto a Padula tuvieron que sacar la nieve de la cancha.

Rodrigo Pollero y Guillermo Padula, luego de trabajar sacando la nieve previo a un entrenamiento.
Rodrigo Pollero y Guillermo Padula, luego de trabajar sacando la nieve previo a un entrenamiento.

Con tan poco pasaje por el fútbol uruguayo y el hecho de tener a la familia lejos, puede llevar a que cualquier piense en la vuelta, pero Pollero por ahora no lo ve como algo tan cercano.

“Me gustaría volver. Aparte con otra experiencia, podría tener otro rendimiento”, analiza quien no rechaza la idea de jugar en Nacional si así se dan las cosas, pese a su pasado aurinegro.

“Hoy en día no elegiría entre los grandes: si tengo que volver a Peñarol lo haría, si tengo que ir a Nacional iría. Hoy en día soy profesional y agradezco lo que viví en Peñarol, pero no me identifico con ninguno de los dos”, sentenció.

Los 15 goles que anotó en 28 partidos de la liga hoy lo destacan, pero también, como él mismo lo define, el crecimiento tanto dentro como fuera de la cancha que logró y que hoy le permite disfrutar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados