DESDE EL ARCO

Hipnotizados hay en todos lados

JOSÉ MASTANDREA

José Mastandrea

Días atrás, escuché a Oscar Ruggeri (excampeón del Mundo y excampeón de la Copa América con la selección argentina) decir que prácticamente estaba prohibido hablar mal de la selección y de Messi. “Aparecen los hipnotizados, esos que todo lo saben” y agreden.

Me hizo acordar a lo que sucede en nuestro medio. La selección uruguaya y el proceso, para algunos, parecen intocables.

Si uno escribe o dice que los rivales de la China Cup fueron un chiste, los “hipnotizados” se enojan y empiezan a publicar estadísticas, a dar números y a decir que “está todo bien”.

Si Uruguay juega mal, si Cavani no la emboca, ¡zas! hay que aguantar una serie de reproches e insultos de los “hipnotizados” que siempre tienen un excusa y justifican todo.

Ruggeri tiene razón. Hay que decir las cosas como son, le guste a quien le guste. No todo es “amén”, no todo está perfecto y si algo no funciona hay que remarcarlo. Por ejemplo, la “lesión” de Suárez a último momento, en el último suspiro del partido con Barcelona. Todos sabemos que fue un descanso, un reposo después de tanto trajín. Sin embargo -quizás por las exigencias del contrato con la China Cup- nadie dijo nada. Estaban los comunicados médicos encima de la mesa, claro, que avalaban la “lesión”. Ese fue un tema al que los “hipnotizados” le dieron enorme difusión, como todo lo que pasa alrededor de la selección. Es la realidad de hoy. Si se critica a la Celeste uno pasa a ser un vende patria, si se le exige títulos, es “contra” y ahí salen a atacar los “hipnotizados” diciendo “amén” a todo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)