PEÑAROL

Hinchas de pantalón corto

Desde Montevideo a Santa Cruz, todos cantaron y revolearon los buzos al aire.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Gastón Rodríguez será el compañero de Junior Arias en ofensiva. Foto: @angel_aste

El plantel viajó entre risas y al ritmo de la tribuna. La historia es así. Aeorparque en Buenos Aires. Por los parlantes, se escucha una voz que invita a los pasajeros con destino a Santa Cruz de la Sierra a arrimarse a la puerta número 17. En eso, más de treinta personas uniformadas se levantan y se dirigen hacia ese lugar. Es el plantel de Peñarol.

Pasa el primero, el segundo y el tercero. Muestran el pasaporte y se meten en la manga. De repente, un cántico irrumpe el silencio y hace que este comience a multiplicarse. "Hoy, como cada partido te vengo a ver, esta es la banda de Peñarol… Y desde pendejo de vos me enamoré, te llevamos en el corazón…", retumba cada vez más fuerte.

Algunos dirigentes sonríen y acompañan con las palmas. Los jugadores caminan por la manga, alguno revolea un buzo y otros llevan sus manos al cielo, pero nadie deja de cantar.

Se suben al ómnibus que los va a llevar al avión y redoblan la apuesta. Gastón Rodríguez dirige la batuta y vuelve a arrancar con la canción. Maximiliano Perg pide gritar con más fuerza y el "Cebolla" Rodríguez ayuda a repasar la letra de la canción al paraguayo Iván Villalba que no se quiere quedar afuera. Cantan todos. Los surgidos en el club como Nahitan Nández y los que llegaron recién en este período de pases como Lucas Hernández.

Leonardo Ramos sonríe. Saca su celular y los filma. Parece estar orgulloso de la mancomunión que hay en el grupo.

Fernando Morena, gloria de la institución, tampoco puede ocultar su felicidad y los observa atentamente.

Algunos pasajeros que van en este ómnibus, brasileros y argentinos principalmente, miran asombrados y comentan al oído de su acompañante lo que sucede. Ya los identificaron. Sobre todo una pareja de porteños que no pueden sacarle la vista de encima al "Cebolla" y se llevan la mano a la boca para chusmear tranquilos.

Claro, también se dieron cuenta que la canción es con el ritmo de "Despacito", el tema de Luis Fonsi y Daddy Yankee que es furor a lo largo de todo el continente por lo que si bien no tienen del todo claro la letra de esta versión, se animan acompañar el ritmo moviendo sus pies contra el suelo o pegándole a la valija.

Los jugadores, los jugadores hinchas, siguen: "Ya no pueden curarme de esta enfermedad, porque cada día yo te quiero más, ver estos colores me acelera el pulso".

Ah, el hit, se repite en la interna a cada momento. Son ellos, los mismos que cada fin de semana se cambian en silencio, y con calma antes de cada partido.

Son ellos, los hinchas que tienen la posibilidad de salir a la cancha a lucir los colores que llevan en el alma. Son, como se dice habitualmente, los hinchas de pantalón corto, esos que dejan todo y más, en cada pelota. Todos los miran, y no lo pueden creer.

"En deuda".

"No tengo nada que decir. Yo a Wanderers le di todo. El gol solo lo festejé con mi gente", dijo Gastón Rodríguez al referirse a su festejo ante Wanderers.

"En Peñarol me trajeron para hacer goles. Vengo en deuda y estoy tratando de saldarla", explicó uno de los "hinchas" de pantalón corto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)